La ciudad

Un club arrasado por los robos pide auxilio al Concejo

Es Argentino de Rosario. En Sorrento al 1400 ya les llevaron las puertas, un termotanque y la heladera. Allí le dan la copa de leche a los chicos del barrio.

Lunes 08 de Octubre de 2018

En el Club Argentino de Rosario se vive una situación límite. Los robos reiterados depredan el exiguo patrimonio de la institución dejándola al límite de su funcionamiento. Acorralados por más de 20 hechos en las últimas semanas, una comisión de la institución deportiva acudirá hoy, a las 12.30, a la comisión de Seguridad del Concejo Municipal para exigir el respaldo de los ediles. Cada semana casi 500 pibes que acuden a jugar a la pelota reciben la copa de leche.

Damián Barreiro es el bufetero de Argentino y vocal titular del club. "Nos están robando todo: cuatro columnas de 12 metros de altura, el termotanque, las luces, reflectores, heladera, compresor. En los últimos 20 días robaron 20 veces", dice resignado el directivo.

El conflicto se centra fundamentalmente en los "problemas de convivencia" que el club denuncia con los vecinos de las viviendas construidas en las dos hectáreas cedidas a tal fin.

Tras dos años de litigio, en 2016 comenzó la construcción de un nuevo barrio lindero al polideportivo. A raíz del acuerdo, Argentino desocupó dos hectáreas de las 12 que ocupa su polideportivo sobre Sorrento. Eran tierras nacionales que los salaítos explotaban desde hace casi tres décadas.

A cambio, la Municipalidad se comprometió a financiar una serie de obras en el complejo deportivo a través del Plan Abre, junto a la provincia: mejoras en las canchas de fútbol y el cerco perimetral.

Pero lejos de la armonía entre nuevos vecinos y el club, ahora es el origen de un tema que será llevado hoy a la comisión de Seguridad del Concejo.

"No se hizo nada. Ahora estamos intentando que haya un patrullero fijo. Cuando nosotros nos vamos, entran y se llevan todo. Vamos a desaparecer", grafica Barreiro en relación al conflicto que se vive en Sorrento al 1400.

Previo a dialogar con los concejales, los directivos ya intentaron alguna respuesta de las autoridades de la seccional 10ª y del Ministerio de Seguridad. "La Municipalidad había hecho un paredón que divide el barrio de nosotros, pero tiraron todo abajo. Se llevaron las columnas, no tenemos más paredón. Es un tema muy delicado, es gente con la que no se puede dialogar", indicó el bufetero salaíto.

En medio de sospechas de un posible negocio dedicado a la venta de estupefacientes en la zona, el día a día en Argentino suena dantesco. "Nos robaron las puertas de los vestuarios y unos pibes fueron robados cuando se estaban cambiando. Corre peligro la continuidad del club, porque sino se actúa van a usurpar el predio por completo. Ya pusieron unos caballos y hasta desarmaron un auto", dijo Barreiro.

Cada técnico de las divisiones infantiles y juveniles va y viene con las pelotas de fútbol de práctica, al igual que la mercadería del buffet. Y cada tarde se ponen y luego retiran las lamparitas para que no se las roben y quedar a oscuras.

"Hace una década atrás esto todavía era un paraíso. Hoy da miedo estar acá", finalizó Barreiro. Un 15 de enero de 1912 nacía el Club Atlético Argentino. El nombre original fue Embarcaderos Córdoba-Rosario y actuó durante varios años en la Liga Rosarina de Fútbol.

En 1914 pasó a llamarse Club Atlético Nacional. Y finalmente, por una disposición política que impedía a toda entidad civil o deportiva tener en su nombre la palabra nacional, comenzó a ser conocido como Club Atlético Argentino, su actual denominación.

Los clubes de barrio son víctimas recurrentes de la inseguridad. El 29 de marzo pasado, en medio de una balacera entre bandas narco, fueron baleados dos nenitos en el Club Defensores de América .

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario