La ciudad

Un clásico: en la Biblioteca Argentina padecen otro verano sin aire acondicionado

La climatización de la sala fue uno de los proyectos más votados en el presupuesto participativo hace seis años. Los lectores piden que no se demoren más las obras.

Sábado 30 de Enero de 2016

Aunque la inversión para climatizar el salón de lectura fue uno de los proyectos más votados en el presupuesto participativo de hace seis años, la Biblioteca Argentina aún no tiene acondicionadores de aire. Este verano, la biblioteca volvió a cerrar por la tarde ya que, aseguran, el calor se hace insoportable después del mediodía. Los lectores piden que no se demoren más las obras.

Mientras tanto, quienes concurren a la biblioteca tienen que afrontar otro verano irritante. Desde el 4 de enero y hasta el 12 de febrero, el salón de lectura permanecerá abierto desde las 7.15 a las 12.30.

"Dicen que después de esa hora, el calor es imposible", aseguró Miriam K., quien asiste con frecuencia a la sala de lectura municipal y cuestionó lo inoportuno de acotar el tiempo de atención "justo cuando los estudiantes secundarios y universitarios se están preparando para rendir materias".

La mujer recordó que la climatización de la sala tiene su presupuesto aprobado desde hace seis años, cuando el proyecto se impuso en la votación de los vecinos del distrito centro.

Sin embargo las obras no se concretaron. El año pasado, desde la Secretaría de Cultura explicaron que el desarrollo de una serie de trabajos más urgentes, como la renovación de desagües y tendidos de gas y electricidad del centenario edificio, retrasaron la compra e instalación de los acondicionadores de aire.

No obstante, prometieron que las tareas de climatización se harían a mediados de año, una vez que concluyera el recambio del piso de la sala de lectura.

Licitadas. A fines de noviembre de 2010, el decreto Nº 2.370 aprobó los pliegos para licitar la compra e instalación de equipos de aire acondicionado, el sistema de alimentación eléctrica y la instalación de gas natural para la sala de lectura y el depósito de libros de la Biblioteca Argentina. Y también para la climatización del Centro Cultural Cine Lumiére, de la zona norte (ver aparte).

Pero el trámite no prosperó. De acuerdo a la página web del municipio, en agosto del año pasado se volvió a licitar el proyecto con un presupuesto de 1,5 millón de pesos, pero no se presentaron oferentes. En octubre volvió a publicarse la compra.

En tal sentido, la secretaria de Industrias Culturales y Creativas del municipio, Lila Siegrist, indicó que la licitación para la compra de los equipos de acondicionadores de aire fue adjudicada y está a la firma de los funcionarios de Hacienda. "Está siguiendo el circuito administrativo, pero las obras se podrán ejecutar a la brevedad", explicó y justificó la demora en la magnitud de la inversión de 1.708.800 pesos.

La funcionaria recordó también que en los últimos años la biblioteca se mantuvo cerrada todo el verano y en los dos últimos veranos se decidió mantenerla abierta por la mañana. Una situación que espera cambiar el año próximo, cuando se pueda concurrir a la sala de lectura "de 8 a 20", prometió.

Un símbolo. En julio de 2012, la biblioteca cumplió cien años. Con un patrimonio de 190.000 libros, es la sala de lectura pública más importante de la provincia.

El salón central de la biblioteca es uno de sus grande atractivos ya que mantiene la misma fisonomía de principios del siglo XX. Y actualmente no sólo aloja en sus mesas a estudiantes, investigadores y amantes de la literatura; sino que también se convierte semanalmente en escenario de conciertos, presentaciones de libros y conferencias.

La biblioteca sostiene también servicios de alfabetización informática, un servicio de lectura para personas restringidas de la posibilidad de manipular o leer textos impresos, una sala infantil y una biblioteca de autores rosarinos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario