La ciudad

Un caso de violencia de género derivó en un escándalo

El padre de la víctima terminó detenido, sufrió un infarto y está en terapia. Y al hermano, un prefecto, lo pasaron a disponibilidad.

Domingo 03 de Noviembre de 2019

Un caso de violencia de género derivó en un confuso episodio en la comisaría segunda, en la cual además del agresor, también quedaron detenidos el hermano y el padre de la víctima. Es más, el padre debió ser trasladado por una ambulancia a un centro de salud ya que sufrió una descompensación cardíaca, y al cierre de esta edición estaba internado en la unidad de terapia intensiva del Hospital Provincial.

   Todo se desencadenó la madrugada del viernes pasado, cuando los vecinos de un edificio de Santa Fe al 2500 llamaron al 911 tras escuchar una feroz pelea entre una pareja de jóvenes en uno de los departamentos.

   De acuerdo a la versión policial, al llegar el Comando Radioeléctrico encontró a una joven de 20 años que estaba siendo golpeada por su novio, de 28, el cual fue detenido y trasladado a la seccional segunda al igual que la víctima.

   Para ese entonces, un familiar había alertado de lo que estaba sucediendo al hermano de la víctima, Sebastián Nacello, un integrante de la Prefectura Naval con 21 años en la fuerza que se desempeña como custodia de jueces en los Tribunales Federales de Rosario.

   Nacello se dirigió rápidamente a la comisaría para ver cómo estaba su hermana y lo que siguió después, en plena madrugada del viernes, difiere según quién lo cuente.

   Mientras la policía señala que el prefecto y su padre ingresaron violentamente a la dependencia y agredieron a los efectivos en un intento por sacar de allí al agresor, lo que cuenta Nacello es diametralmente opuesto.

   “Cuando llegué a la comisaría me encontré a mi hermana golpeada y sentada en la guardia, sin ningún tipo de contención, tampoco la había visto un médico y ya había pasado más de una hora de que la habían agredido”, narró.

   Según su versión, pidió hablar con alguien y lo atendió el sumariante, a quien identificó como Cristian Peralta. “Me presenté como personal de Prefectura, le pregunté por qué no la había visto un médico a mi hermana y me dijo que hay uno solo para toda la ciudad, que había que esperar. Entonces le pedí que me dijera qué fiscal actuaba y me dijo que aún no lo había llamado porque a esa hora duermen y no lo pueden molestar”, subrayó.

   Para esa altura, el diálogo fue subiendo de tono. “En un momento me tomó del brazo, hubo un forcejeo y ahí se metió mi papá, que hace un mes lo operaron del corazón. Lo tiraron al piso y terminamos los dos en el calabozo”, recordó.

   Allí, Nacello contó que se burlaron de ellos y les recordaron los policías que Prefectura detuvo. “Fue ahí cuando mi papá se descompuso y tuvieron que llamar a una ambulancia”, subrayó. El hombre estaba ayer internado en terapia intensiva.

   Su hija, en tanto, se retiró de la comisaría pasado el mediodía del viernes y pudo ver un médico particular, al tiempo que el prefecto recuperó la libertad unas horas después, le abrieron una causa por atentado contra la autoridad y fue pasado a disponibilidad por la fuerza federal.

   “La versión policial es todo mentira. Yo quiero que esto se sepa para que nadie más tenga que pasar por algo así”, indicó Nacello.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario