La ciudad

Ultima oportunidad para frenar un paro en la recolección de residuos

El jueves próximo habrá una nueva reunión en Buenos Aires. Si la propuesta salarial no los satisface, podrán decretar un paro en forma automática, según advirtieron.

Lunes 16 de Junio de 2014

El jueves próximo será la última oportunidad para que un acuerdo en la paritaria de los trabajadores camioneros aleje definitivamente la posibilidad de un paro total en la recolección de residuos en la ciudad. Después de que la semana pasada la federación nacional que agrupa al sector —liderada por el también titular de la CGT opositora, Hugo Moyano— rechazara de plano un aumento del 26 ciento en tres cuotas ofrecido por la Cámara Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Carga y amenazara con paralizar por completo la actividad, la negociación pasó a cuarto intermedio. "Si en esa reunión no hay acuerdo, automáticamente vamos al paro", advirtió ayer el secretario general del gremio de los recolectores en Rosario, Marcelo Andrada, quien recordó que piden una suba de 40 por ciento y no están dispuestos a que los empresarios les vuelvan a "tomar el pelo con una oferta salarial que no cubre ni siquiera el índice de inflación".

El jueves pasado, la paritaria de los camioneros en la sede del Ministerio de Trabajo nacional no terminó de la mejor manera. De hecho, después de la propuesta del 26 por ciento escalonado que hicieron los empresarios Moyano dijo que era "una falta de respeto a los trabajadores" y su hijo Pablo, secretario adjunto del sindicato, fue todavía más frontal y sostuvo que sacaron "cagando" a las patronales.

Tras el rechazo, Trabajo dispuso un cuarto intermedio en la reunión hasta el jueves próximo. "Esperamos hasta ese día como un gesto de buena voluntad", dijo Andrada, convencido de que los trabajadores ya esperaron "bastante tiempo" a los empresarios para que "se den cuenta de que la necesidad es real" y no les vuelvan a "tomar el pelo con una oferta del 26 por ciento", a la que tildó de "irrisoria".

Números en mano. El gremio reclama una suba del 40 por ciento que permita "cubrir la inflación" registrada desde la última paritaria. Los argumentos también aluden a una caída del 20 al 25 por ciento de la actividad, la constante alza del precio del combustible y el aumento de las cubiertas, las tasas provinciales e ingresos brutos.

Según afirmó Andrada, el sueldo de un recolector que recién se inicia ronda actualmente entre 7 mil y 8 mil pesos, mientras que con 15 años de antigüedad un trabajador del sector recibe entre 10 mil y 11 mil pesos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario