La ciudad

Última chance de sellar el consenso en el Concejo en torno al boleto universitario

Oficialismo y oposición en el Concejo no pudieron redactar un dictamen conjunto. La aprobación del medio boleto universitario ingresará mañana en una etapa definitoria.

Martes 12 de Agosto de 2014

La aprobación del medio boleto universitario ingresará mañana en una etapa definitoria. Ayer, oficialismo y un sector de la oposición en el Concejo no pudieron redactar un dictamen conjunto. Las diferencias todavía radican en los ingresos familiares que puedan delimitar cuántos estudiantes gozarán del beneficio y la distancia en cuadras a la facultad a la que asisten. Es casi un hecho que el mérito académico se fijará en dos materias aprobadas del ciclo lectivo anterior. El oficialismo estima un universo de 8 mil estudiantes, mientras que la oposición lo llevó a 14 mil. Y, mientras los primeros hablan de 8 millones de pesos del fondo compensador para poner en práctica esas franquicias, un sector del radicalismo lo fijó en 12 millones.

Con los plazos de 120 días ya vencidos y en etapa de prórroga, la mesa de trabajo se sentará nuevamente mañana, a las 17, para definir requisitos y alcances del medio boleto universitario.

Pero, si no se llega a un acuerdo entre los bloques del Palacio Vasallo, es muy factible que redacten dos despachos en la comisión de Servicios Públicos con el fin de desempatar la discusión el jueves próximo en el propio recinto.

Todas las miradas estuvieron centradas en el anexo del Concejo, donde a la mañana la mesa de trabajo se reunió para destrabar el debate. Y, si bien se pasó a un cuarto intermedio de 48 horas, hubo voluntad de acercar las partes.

Tanto el oficialismo que encabeza el concejal Carlos Comi (CC-ARI) como el bloque Radical, con Jorge Boasso como referente, mostraron señales de flexibilizar posiciones.

El socialismo y sus aliados habían propuesto como condición para ser beneficiario del medio boleto universitario acreditar ingresos familiares por debajo de los 13 mil pesos. Además, cada solicitante no podrá tener un auto y deberá vivir a 20 cuadras de la sede académica a la que asiste. Cada franquiciado recibiría dos pasajes a mitad de su valor de 4,30 pesos, de lunes a viernes.

Por el contrario, para Boasso el techo para acceder al beneficio se fijaría por dos salarios y medio de un maestranza del escalafón de los empleados de comercio: 17 mil pesos para una familia. Y podrán tener el pase quienes vivan a más de doce cuadras de la sede académica.

En algo están de acuerdo: el mérito académico se acordó en dos materias aprobadas correspondientes al ciclo lectivo anterior.

Las modificaciones hechas en abril al fondo compensador establecieron que el medio boleto universitario deberá financiarse con lo recaudado del impuesto a la transferencia de vehículos en la ciudad. El oficialismo estima que ese monto ronda los 8 millones de pesos anuales, mientras que la oposición habla de 12 millones en el mismo período.

A la hora de argumentar posiciones, Comi resaltó a La Capital: "Podemos pensar en otorgar un derecho universal, pero si lo sustenta el gobierno nacional. Tenemos la capacidad de solventar 8 mil estudiantes dentro de fondos asignados. Ahora, si hablamos de 30 mil alumnos, no".

Entre los antecedentes se citó el caso de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), en Santa Fe, que tiene un sistema de medio boleto, pero con sólo mil franquiciados.

El concejal aliado al socialismo propuso actualizar una tabla para definir ese universo de 8 mil estudiantes a partir de la propia Universidad Nacional de Rosario (UNR).

"No podemos fijar un beneficio que no podamos pagar o cargárselo al sistema de colectivos, porque las franquicias las abonarán los que menos tienen y pagan el boleto. En un sistema delicado como el transporte y hay que hacerlo acotado a los estudiantes que más lo necesitan", indicó.

Para Boasso, "el oficialismo tiene que hacer mayor esfuerzo para zanjar la brecha" entre los 17 mil y 13 mil pesos de ingreso familiar para defender las doce cuadras de distancia a la sede universitaria, en vez de 20. "Si Rosario fuese más segura, sería un elemento a ponderar", agregó.

También se pronunció la radical María Eugenia Schmuck. "Con los números de la UNR, y con los 12 millones que votamos para financiar el medio boleto dentro del fondo compensador, nos alcanza y sobra. Hicimos el cálculo de estudiantes activos con dos materias rendidas y nos faltarían 2 millones de pesos para cubrir este universo, que son 28 mil estudiantes. Pero sólo la mitad toma colectivo, es decir, 14 mil alumnos", precisó.

El justicialista Osvaldo Miatello se inclinó por una posición "lo menos restrictiva posible", pero le puso plazos a la discusión. "El tema no da para más: si no sale el acuerdo, iremos al recinto con dos dictámenes para que se voten", señaló.

Miatello puso como condición que el límite a las franquicias sea la recaudación del tributo a la transferencia de vehículos. "Si hay más beneficiados, habrá que ver con la UNR otras fuentes de financiamiento", añadió.

En el PRO, María Julia Bonifacio destacó: "Estamos hablando de un 15 por ciento de los casi 80 mil estudiantes, con lo cual no se trata de algo universal. Por eso insistiremos en que sean para los que más lo necesitan y que no lo solventen los trabajadores".

Por último, se inclinó por un porcentaje de materias aprobadas y no fijarlas taxativamente en dos por año académico.

Malestar entre los estudiantes

Luego de que el debate parlamentario en torno a la iniciativa quedara nuevamente trabado, el secretario general de Federación Universitaria de Rosario (FUR), Esteban Hernández, anunció ayer que convocará a sus pares a concurrir mañana al Concejo Municipal para fogonear el medio boleto.

El dirigente aclaró que “se incurren en errores conceptuales de fondo al encarar el medio boleto universitario como una beca, ya que es un derecho adquirido cuando el fondo compensador no es la única herramienta para financiarlo”.

En ese sentido, Hernández agregó: “Falta voluntad política del socialismo cuando se habla de un sistema solidario de transporte”.

Por la agrupación Santiago Pampillón, Juan Manuel Terés adelantó que promoverán el acceso universal e irrestricto de la franquicia, pero aclaró: “No apoyaremos ninguna iniciativa que se haga a cambio de un aumento del boleto”.

El militante estudiantil planteó una mayor presión en la TGI para los inmuebles de lujo y al casino con el objetivo de obtener más financiamiento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS