La ciudad

Tres jóvenes fueron a refrescarse a una pileta y terminaron electrocutados

Un chico de 21 años está grave, mientras que su hermano de 17 está estable y su prima de 18 recibió quemaduras leves. Los tres están internados en el Heca

Miércoles 05 de Febrero de 2014

Tres jóvenes -dos de los cuales son hermanos- resultaron electrocutados esta tarde en la zona oeste mientras intentaban refrescarse en la pileta de su abuelo. Como consecuencia de la descarga eléctrica, los chicos fueron trasladados por los vecinos al Hospital de Emergencias "Clemente Alvarez" (HECA), donde permanecen internados. 
 
Todo sucedió alrededor de las 16 cuando dos hermanos y una prima estaban intentando aliviar el intenso calor de la jornada en la pileta de la casa de su abuela, Marta Verna, que está ubicada en Estación Triángulo sin número, a la altura de Virasoro al 5.000. En ese momento, Jorge Ojeda -uno de sus nietos de 21 años- intentó acomodar la parra que hay en la casa e involuntariamente tocó un cable que le provocó una descarga eléctrica y como el piso estaba muy húmedo habría alcanzado también a Juan Ojeda (de 17) y Camila Urrutia, de 18 años. 
 
Según lo informado La Capital por el director del HECA, Néstor Marchetti, el caso más comprometido es el de Jorge, que "hizo varios paros cardíacos, está con reanimación y en terapia intensiva. El pronóstico es grave y está con asistencia mecánica".  
 
Marchetti comentó también que las situaciones de Juan y de Camila es más estable. "Juan tiene quemaduras en piernas y en el tronco pero está estable", mientras que "Camila tiene quemaduras leves y está lucida", relató Marchetti. 
 
Los tres fueron trasladados al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez por los propios vecinos al ver que las ambulancias no llegaban. 
 
Como consecuencia de eso, los mismos vecinos descargaron la ira contra un móvil del Comando Radioeléctrico al que le habrían roto la luneta trasera. 
 
Cuando el personal del SIES llegó al lugar debió asistir a los familiares de las personas electrocutadas que estaban visiblemente conmocionados por lo sucedido. 
 
Marta vive en su casa de zona oeste junto a su hija y una nieta, pero hoy habían ido a visitarla varios de sus nietos, por lo que las escenas que se vivían eran desgarradoras y también de mucha tensión. 
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS