La ciudad

Trazan preocupante diagnóstico sobre el creciente consumo de alcohol en jóvenes rosarinos

Dueños de boliches, bares, restaurantes y funcionarios municipales analizaron ayer la problemática. Advierten que cada vez son más chicos quienes ingieren muchas bebidas cuando salen.

Sábado 01 de Agosto de 2015

Dueños de boliches bailables, bares, restaurantes, hoteleros; representantes de marcas de cerveza y funcionarios de las secretarías de Salud, Control y Convivencia y Cultura trazaron ayer un diagnóstico preocupante sobre el consumo de alcohol en jóvenes rosarinos. No sólo pusieron la lupa en ese problema sino que además remarcaron que los chicos salen de noche cada vez con menor edad, participan de "previas" donde la ingesta de bebidas alcohólicas por parte de menores es la constante y pueblan fiestas clandestinas en los alrededores de la ciudad donde son llevados peligrosamente en combis.

La mesa de trabajo fue coordinada por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec). En el encuentro, el pedido fue coincidente: que se involucre a los padres de los jóvenes en el abordaje de la problemática del consumo de alcohol. "Tenemos una generación de papás culposos", recalcaron los participantes.

Entre los expositores, el titular de la única disco habilitada en Rosario para menores de 18 años dejó de relieve la nueva nocturnidad rosarina: "Me sobra factor ocupacional. Hoy los pibes de 16 y 17 años buscan otra cosa", advirtió Sergio Groitman. Además, quedó pendiente un trabajo más profundo sobre "la noche informal", que no transita por los comercios habilitados y controlados por el Ejecutivo.

Según datos de la Sedronar, en la Argentina la mitad de los adolescentes entre 12 y 17 años (1.116.000 adolescentes) consume alcohol. Más de 490 mil empezaron a ingerir bebidas alcohólicas el año pasado. El 16,5 por ciento fue detectado con "consumo problemático" y la edad promedio de debut son los 14 años.

Esta información, que fue volcada ayer en la reunión por el Cippec, fue el disparador entre tantos otros tópicos de las voces, opiniones y diagnósticos de la realidad rosarina.

El director del programa de protección social del Cippec, Fabián Repetto, ponderó las acciones del municipio en materia de lucha contra el tabaquismo y llamó al diálogo multisectorial para la búsqueda de consensos.

En semicírculo se acomodaron miembros del área de la Juventud, Salud, Control, GUM junto a representantes de Cervecería Quilmes, la Asociación Hotelera Gastronómica, bares, confiterías y boliches.

Precoces. Uno de los empresarios fue al grano. "Ahora los chicos de 12 y 13 años ya quieren salir. Se hacen fiestas nómades fuera de Rosario y llevan a los menores a las rutas o quedan en las calles perdidos. Que no sea el alcohol lo que los hace sentir grandes. La educación empieza en la casa, porque el problema de la ingesta de alcohol se da desde antes de llegar a un boliche. Los chicos compran la bebida en los supermercados, en los deliverys y arman "previas" en la casa", remarcó.

Sergio Spagnolo, del boliche Lotus, dejó en claro que en relación a los menores de 18 años existen dos franjas bastante diferenciadas en la noche rosarina. "Una que va de los 12 años hasta los 15 y otra desde los 16 a los 17. La problemática mayor hoy, es esta última franja. Ya no aceptan la fiesta sin alcohol e intentan ingresar a las disco para mayores con documentación apócrifa. Hay que involucrar a los padres en la solución y lograr que estén comprometidos en las salidas conjuntas", subrayó.

En relación a la responsabilidad de los bolicheros, el empresario remarcó que en sus locales están tan sólo dos horas semanales para instar nuevamente a instrumentar campañas de educación tanto para padres como para hijos.

Repetto intercedió para identificar el consumo de alcohol en tres núcleos concurrentes: adicciones, nocturnidad y políticas públicas.

Cambio de hábito. Por su parte, Groitman puso como ejemplo su local, el único habilitado para menores de 18 años y que funciona en Maipú al 1000. "Tengo capacidad para 1.600 chicos y me sobra factor ocupacional. Antes había cuatro locales para menores, ahora me quedé solo. Hace 25 años que me dedico a esto y ahora los pibes de 16 y 17 años quieren otra cosa. El chico demanda otra diversión, se escucha a los padres decir que no los pueden manejar".

Todos coincidieron en poner de manifiesto una caída en la actividad nocturna "oficial". Hace 20 años existían 53 boliches, hoy sólo existen 14. Sin embargo, fueron varios los que advirtieron que se buscan alternativas no reguladas y por ende inseguras, como las fiestas en buffet de clubes o bailes improvisados y hasta sorpresivos, convocados por redes sociales, que buscan en combis al público en una esquina determinada.

Por la Asociación Hotelera Gastronómica, Carlos Mellano dejó en claro el rechazo al proyecto alcohol cero al volante. "Avalamos mayores controles y multas a lo que está vigente", resaltó.

El secretario de Salud municipal, Leonardo Caruana, concluyó: "Vamos a analizar todo lo expresado para construir un camino en base a la responsabilidad, no sólo de los dueños de boliches sino de toda la sociedad. Desde el Estado habrá un trabajo con el objetivo de sostener en el tiempo políticas públicas, como fue en el caso del consumo del tabaco". En 15 días habrá un nuevo encuentro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario