La ciudad

Tras los tarifazos de la luz, el consumo de energía cayó el 8 por ciento

Los aumentos de la tarifa eléctrica le pasaron factura al consumo: cayó 8,2% en marzo respecto a igual mes del año pasado en Santa Fe y promedia un retroceso superior al 7% en la primera quincena de abril.

Miércoles 20 de Abril de 2016

Los aumentos de la tarifa eléctrica le pasaron factura al consumo: cayó 8,2% en marzo respecto a igual mes del año pasado en Santa Fe y promedia un retroceso superior al 7% en la primera quincena de abril. 

Si bien los registros de una menor temperatura media el mes pasado influyeron directamente en el uso de energía, la llegada de las boletas parece haber impactado más en las decisiones particulares de apagar equipos y lámparas en domicilios, fábricas y comercios.

El consumo de energía eléctrica, en el marco de un verano más cálido, venía de un primer bimestre de récords.

En febrero, la demanda creció 17% comparada con igual mes de 2015 y 13% en enero contra enero. Así se desprende de los datos oficiales difundidos por la Empresa Provincial de la Energía (EPE).

La demanda de electricidad en los últimos 15 años creció a tal magnitud que provocó que lo que eran “techos” se convirtieran en “pisos”, según se desprende de los informes de la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica de la República Argentina (Adeera). Al punto que, más allá de los cambios estacionales que provocan una disminución del consumo en otoño y primavera, hay que remitirse al 2002 para encontrar una caída en una comparación de año contra año.

Evolución. Desde la empresa aseguraron que aún es temprano para determinar la evolución de la demanda que habrá en 2016 y el impacto de dos aumentos tarifarios dispuestos entre diciembre (26,7%) y febrero (más del 50% promedio tras la quita de subsidios nacionales).

Por lo pronto, las fuentes consultadas remarcaron que la demanda de electricidad en marzo retrocedió 8,2% comparado con igual mes de 2015, en un contexto en que la temperatura media registrada fue 1,5 grado menos (20,7º versus 21.5º).

En el seno de la Empresa provincial de la Energía (EPE) apuntaron que hasta ahora los aumentos tarifarios aplicados en los últimos años no habían afectado la demanda.

Alrededor de la mitad de la demanda de energía en la provincia proviene de unos 3.200 grandes clientes (industrias, principalmente), el 30% es consumo residencial, cerca del 10% es comercial y el 10% restante entre rural y otros rubros.

Los comerciantes consultados por La Capital reconocieron que apagan las marquesinas más temprano o dejan menos lámparas encendidas con el claro objetivo de reducir las boletas de la luz, que tras los últimos tarifazos llegaron por demás de abultadas.

Referentes del sector buscan que el gobierno provincial los reciba para trasladarle su preocupación por los efectos que los aumentos tarifarios están causando en sus negocios. Es más, la semana pasada hubo una nutrida reunión en un bar de la avenida Pellegrini, donde quedó expuesto el gran malestar que reina entre los empresarios y comerciantes tras las abultadas subas en las boletas de la EPE.

Los industriales, en tanto, admitieron que también buscan opciones dentro de sus esquemas productivos para reducir consumo de energía. Toda una ingeniería para hacer frente a un ajuste que llegó con fuerza.

El costo de los aparatos en stand by

Se estima que la demanda de los aparatos eléctricos cuando están en modo "stand by", que están listos para ser utilizados en cualquier momento mediante un control remoto o pulsando un botón, representa entre el 7 y 11 por ciento del consumo eléctrico de un hogar promedio. Según distintas fuentes consultadas, un equipo en "stand by" consume cerca de unos 5 watts, dependiendo de las marcas y modelos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario