La ciudad

Tras la politización de la fiesta a la bandera, Lifschitz dijo: "Es hora de repensar el acto"

El ex intendente señaló que ya le dijo a la intendenta Mónica Fein que es necesario poner límites al protocolo nacional para que "los rosarinos y argentinos que llegan para la festividad de la bandera puedan hacerlo y no se vean metidos en un acto político del que no quieren participar". Además dijo que el gobierno nacional discrimina a Rosario en su política aerocomercial.

Miércoles 29 de Febrero de 2012

El ex intendente y ahora senador provincial, Miguel Lifschiftz, anticipó esta mañana su parecer sobre la organización de los actos para las futuras celebraciones del 20 de junio y dijo que es hora de modificar el protocolo nacional para evitar la permisividad a las banderas partidarias y lograr que el festejo sea inclusivo para toda la ciudadanía.

El intendente se mostró molesto por la nueva politización de los actos que se realizan en el Monumento a la Bandera en referencia al festejo de junio del año pasado en el cual el entonces gobernador Hermes Binner suspendió su alocución por los abucheos que recibió por parte de los militantes que acompañaban a la presidenta y la situación que el lunes pasado se repitió en el acto por el Bicentenario de la creación de la Bandera Argentina en el que las banderas de la juventud peronista taparon la visión del escenario que no pudo ser apreciado por las miles de personas que asistieron a la fiesta.

“Rosario tiene una tradición de muchos años en la celebración de actos tradicionales en los que participa toda la familia y lamentablemente el acto de la Bandera pasado y este último del 27 de febrero no fueron así, por imposición del protocolo nacional", dijo directamente Lifschitz.

"Se lo dije a la intendenta y será una decisión de ella, pero creo que hay que repensar este tipo de actos para adelante porque creo que los rosarinos, los argentinos que llegan para la festividad de la bandera puedan hacerlo y no se vean metidos en un acto político del que no quieren participar", dijo.

Y estimó que hay posibilidades de marcar límites porque "este es un acto que organiza la ciudad" y no deberían existir imposiciones políticas.

En tanto marcó un paralelo en la actitud que tiene el gobierno nacional en el tema de la política aerocomercial y lo sucedido en el pasado acto del 27. "Hay alguna similitud en esta metodología que tiene el gobierno de tomar decisiones desconociendo la opinión de los gobernadores, de la sociedad en general".

Y volvió a marcar una discriminación por parte del gobierno respecto de la negativa a que LAN continúe volando desde Rosario, algo que la empresa hizo hoy por última vez. "Se afecta un derecho legítimo que tiene Rosario. Si Mendoza puede tener un vuelo de estas características, ¿por qué no Rosario que es el segundo emisor de pasajes al exterior?. Hay una situación de clara discriminación”, dijo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario