La ciudad

Tras la pelea con la UCR, el PS busca apoyo en el Concejo

Luego el portazo del radical Sebastián Chale en la Secretaría de Producción municipal, los encontronazos entre el socialismo y un sector del radicalismo rosarino quedaron al descubierto.

Jueves 12 de Julio de 2012

Luego el portazo del radical Sebastián Chale en la Secretaría de Producción municipal, los encontronazos entre el socialismo y un sector del radicalismo rosarino quedaron al descubierto. Las fisuras se pusieron en evidencia en el reagrupamiento del oficialismo dentro del Concejo Municipal, en donde desde el pasado 10 de diciembre el interbloque del Frente Progresista perdió dos votos radicales. El tablero político dejó a los oficialistas en minoría, con cuatro escaños propios y cinco aliados. Por eso, al socialismo le urge la necesidad de tejer acuerdos incluyendo el PRO. En efecto, hasta ahora, el partido de Mauricio Macri jugó en sintonía con el Palacio de los Leones.

La sospecha de irregularidades en la licitación de la basura lanzada por el radical Jorge Boasso encendió la mecha, pero el escándalo explotó con la renuncia de Chale en medio de acusaciones cruzadas de "falta de diálogo" y "crisis de confianza".

Ayer, la propia edila María Eugenia Schmuck cargó munición gruesa contra la Intendencia y disparó: "Nunca fuimos a una reunión del Frente Progresista a pesar de que yo mismo la pedí varias veces. Esto surgió a partir de mi oposición a la delegación de facultades a la intendenta para aumentar el boleto. No es casualidad que ante la primer diferencia uno ya es tomado como oposición", recordó al definir la actitud "intolerante y autoritaria".

Así, el presidente del Concejo, Miguel Zamarini, opinó: "Siempre que no haya entendimiento debe preocuparnos, pero hacia adentro del cuerpo deliberativo no veo modificado el escenario en nada. Objetivamente, Boasso y Schmuck nunca se sumaron al interbloque".

Es claro que el tablero político no se ha movido desde que asumió Mónica Fein como intendenta, pero la pelea en la prensa del PS con la UCR terminó de despejar el panorama entre las bancas del Vasallo.

El bloque Radical, que integran Boasso y Schmuck, funciona al margen del interbloque del Frente Progresista que totaliza 9 votos: cuatro del socialismo (Viviana Foresi, Manuel Sciutto, Miguel Zamarini y Pablo Colono), los pedepistas Roberto Bruera y Aldo Poy, el arista Oscar Greppi y los radicales Gonzalo Del Cerro y Daniela León.

"Estos 9 del interbloque trabajan para Mónica Fein y diariamente ponen el hombro para la gestión", aseguró el presidente del Concejo, Zamarini. Una afirmación relativizada por el propio Greppi. "Hacemos un acompañamiento, pero es un apoyo crítico a la gestión. Aclaro que no soy oficialista, porque hay temas en los que no convergemos", precisó el arista a LaCapital.

Con un socialismo en retroceso desde las últimas elecciones, la política de alianzas obliga al oficialismo a saltar el cerco al terreno de la oposición, una y otra vez.

"Desde diciembre para acá, a veces nos acompañó el PRO, o el resto de la oposición (como ocurrió con la cesión de facultades a Fein para aumentar el precio delboleto, los carriles exclusivos y el autódromo). Siempre hay que hablar con todos", confesó Zamarini.

Greppi justificó su apoyo crítico. "Debe haber acuerdos permanentemente, en donde se pierden cosas, se resignan otras y se obtienen otras más", explicó el edil para graficar con un ejemplo: "Seguramente en agosto los taxistas pedirán aumento de tarifa y quizás un sector del peronismo lo vote, y nosotros no".

"Pro-socialismo". A la hora de evaluar cada una de las votaciones, Schmuck no dejó lugar a dudas en la extraña alianza del socialismo con el partido de Macri. "Hay un nivel de acuerdo PS-PRO, porque han consensuado un conjunto de políticas que seguramente tengan un fin en el corto plazo cuando comiencen las elecciones legislativas. En lo personal, de los 19 mensajes que envió el Ejecutivo al Concejo, apoyé los 19. Por eso nos ven como oposición más por lo que leen en los medios, que por falta de apoyo a la gestión", finalizó Schmuck.

Una muestra de consenso en Santa Fe

Mientras el clima del Concejo rosarino permanece caliente por las fricciones con el radicalismo, la intendenta Mónica Fein se mostró anoche junto al gobernador Antonio Bonfatti en una reunión con presidentes comunales, intendentes y legisladores del Frente Progresista de toda la provincia. El encuentro fue en el club Regatas de la capital provincial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS