La ciudad

Tramitó su nuevo DNI siete veces pero todavía no logra obtenerlo

Mario Slotko tiene 34 años y arrastra este problema desde los 16. “No figuro en el padrón electoral”, reclamó preocupado. Siempre pagó religiosamente pero nunca logró obtenerlo.

Viernes 16 de Enero de 2015

Siete veces tramitó su nuevo DNI, las siete veces pagó religiosamente los 35 pesos, pero nunca logró obtenerlo. A los 15 días, en vez de recibir el documento, lo que le llega a Mario David Ramón Slotko es una carta del Ministerio del Interior de la Nación informándole que “faltan datos”. Y el muchacho ya no sabe qué hacer porque el problema es de larga data: lo arrastra desde que cumplió 16 años, y hoy tiene 34 . “No figuro en el padrón electoral, nunca pude votar, ni viajar, ni tener una tarjeta de crédito, nunca pude tramitar nada”, dice. Lo que se dice un muerto civil.
  Slotko creyó que su viejo problema se solucionaría por fin con la simplificación de trámites que significó en los últimos años la puesta en marcha del nuevo DNI y los operativos documentarios que se hicieron por todo el país. Pensó que así lograría remontar el déficit que arrastraba desde sus 16 años.
  “Pero no, siempre me salta que faltan datos, lo último que me dijeron es que falta la ficha 7, algo supuestamente relacionado con mis padres, por lo que incluso llevé hasta sus partidas de nacimiento”, cuenta. Pero hasta ahora todo ha sido infructuoso.
  Siete veces realizó el trámite, tres en operativos de documentación móviles en zona sur, cuatro en la sede del Registro Civil de Salta al 2700. Tres de esas veces en los últimos nueve meses. Y pagando siempre.
  “Cada vez que me voy me dicen que en 15 días me va a llegar a mi casa, pero lo que me llega siempre es una carta del Ministerio del Interior diciendo que faltan cosas”, dice Slotko.
  El tema es que, sin documento, jamás logró aparecer en los padrones y por lo tanto tampoco puede votar. La falta de identidad civil le impide tener tarjeta de crédito y hasta sacar un pasaje. Una pesadilla
  “Ando con la vida con una fotocopia de mi viejo DNI verde”, ya desactualizado por el cambio de edad, cuyo número es 28.331.351. “Y la verdad, yo ya no sé qué hacer”, le cuenta a La Capital.

Ni único, ni último. Por loco que parezca, el caso de Slotko no es tan excepcional. Hace poco más de un mes, el 7 de diciembre pasado, este mismo diario hizo público el caso de una docente jubilada rosarina que llevaba dos años y medio tramitando sin éxito su DNI porque no lograban registrarle sus huellas dactilares o porque alguien le había “robado su identidad”.
  En ese lapso la mujer, de 69 años, llamó infinidad de veces al Registro Nacional de las Personas (Renaper) y a su sección Jurídica, así como a las cámaras electorales nacional y provincial. También se hizo presente reiteradamente en el Registro Civil de calle Salta y la Defensoría del Pueblo santafesina. Finalmente, hasta contrató a un abogado.
  Sin embargo, casualidad o no, dos días después de que apareciera publicada la nota dando cuenta de su situación la llamaron desde el Renaper para informarle que todo quedaría solucionado. Y el 30 de diciembre le llegó, finalmente, su nuevo DNI.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS