Humo

Tormentas aisladas para el último sábado de agosto en Rosario y la región

El Servicio Meteorológico Nacional pronostica precipitaciones para la mañana y la tarde de hoy en la ciudad, mejorando al caer la noche.

Sábado 29 de Agosto de 2020

El sábado en el que vuelven las restricciones a las actividades provocadas por el aumento de casos de Covid-19 amaneció, sobre el filo de las 7, con un tímidos rayos de sol asomando entre las nubes. No obstante, la esperanza de buen clima que mostró el cielo se frustró cuando, una hora más tarde, la mañana se oscureció y surgió la amenaza de tormenta.

La inquietud de los rosarinos fue avalada por el pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) que anunció para la mañana y la tarde de hoy tormentas aisladas, con posible actividad eléctrica, con una probabilidad de lluvias de entre el 10 y el 40 por ciento. La previsión es que, al caer la noche, el clima experimente una leve mejoría manteniendo el cielo cubierto.

La temperatura mínima prevista para hoy es de 14ª y la máxima, de 20ª, en una jornada templada a pesar de la probabilidad de que haya chaparrones y vientos leves del sudeste de hasta 7 km/hora. Más allá de la apariencia, no se reportaron alertas meteorológicos para la ciudad ni la región.

>> Leer más: No llueve más: advierten que el humo en la atmósfera disipa las nubes

La esperanza de que haya precipitaciones, algo que no ocurre desde hace largo tiempo, es algo que los habitantes de Rosario y del litoral del río Paraná aguardan con ansias, ya que es la única forma de que los incendios causados por la quema de pastizales en las islas ubicadas frente a la ciduad amainen.

No obstante, la prvisión de los expertos es agorera, sostienen que la presencia de humo en el aire -y es precisamente lo que se experimentó esta mañana en la zona- dificulta las precipitaciones, situación que se ve agravada por el ecocidio que se registró en el Delta del Paraná por acción de las llamas.

“En Rosario y en el sur de la provincia hay concentración de mucho humo. Hace más de dos meses que hay humareda en suspensión en la atmósfera. Eso genera más calor. Las nubes se embeben en ese humo, aumentan la temperatura y se disipan”, explicó el meteorólogo Jorge Fusco.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario