La ciudad

Terrazas que sonobras de arte

En el centro de la manzana formada por Montevideo, Zeballos, Italia y Dorrego se iba a construir la cochera de un flamante edificio de una decena de pisos.

Domingo 11 de Febrero de 2018

En el centro de la manzana formada por Montevideo, Zeballos, Italia y Dorrego se iba a construir la cochera de un flamante edificio de una decena de pisos. Cuando Ana llegó al lugar, hace ya dos años, se impresionó con la cantidad de construcciones que obtenían luz y aire de ese pequeño espacio. Por eso puso manos a la obra para cambiarle la cara convirtiendo el techo del estacionamiento en un mural de formas orgánicas y colores vivos.

La experiencia es parte de la propuesta Miradas Vecinas, que busca mejorar la calidad visual con la intervención artística de terrazas, patios y techumbres. "Espacios que en su mayoría quedan como depósitos a cielo abierto", dice Ana Di Tommaso, arquitecta y alma máter de la experiencia que inició hace tres años.

La idea surgió bastante tiempo antes, a medida que la ciudad sumaba metros cuadrados y en los barrios se multiplicaban los edificios de altura. "En Pichincha, Echesortu y otros vecindarios de casas bajas, quienes viven en los contrafrentes de los pisos más altos ven un conjunto de terrazas que no aportan nada", señala Ana y destaca la importancia de revalorizar esos espacios tanto para los dueños de esas propiedades, como para quienes viven en los edificios linderos.

"Cuando habla de arquitectura moderna, Le Corbusier habla de las terrazas jardín y dice que si los edificios le sacan metros cuadrados a la naturaleza podrían aportar esas superficies libres a la naturaleza", recuerda y explica por qué elige formas orgánicas, sin muchos detalles y con colores vibrantes para sus proyectos. La actividad le permite poner en sintonía su actividad profesional y su fascinación por la pintura.

Por ahora, su emprendimiento no puede reemplazar las horas que Ana pasa trabajando para un estudio de arquitectura. "No reniego de la arquitectura, pero si pudiera dedicarme solamente a Miradas Vecinas sería la mujer más feliz del mundo", señala Ana y confía en que cuando el proyecto se haga más conocido, podrá dejar de vivir de otra cosa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});