La ciudad

Tenso diálogo de Nación con organizaciones sociales

Las entidades solicitaron que se eleve el monto de la Tarjeta de Ciudadanía, pero no hubo respuestas concretas. Se busca "un fin de año en paz"

Miércoles 28 de Noviembre de 2018

La ayuda alimentaria no alcanza y la respuesta del gobierno central no llega. Las organizaciones sociales y gremiales se sentaron ayer una vez más junto a representantes del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y volvieron a reclamar que se eleve el monto de la Tarjeta Unica de Ciudadanía (TUC) de 300 pesos a 2.500. Los emisarios nacionales hablaron de "mantener el diálogo abierto para tener un fin de año en paz" y de "incrementar la asistencia en la medida de las posibilidades". Sin embargo, tras varias horas de encuentro en la sede del Arzobispado, los dirigentes sociales aseguraron: "Dicen que van a ayudar pero parece que es algo etéreo, no dicen cómo, ni cuándo ni dónde". Sin eufemismos, el titular de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Eduardo Delmonte, señaló que la Tarjeta de Ciudadanía debería llamarse "Tarjeta de la Vergüenza".


Los pedidos para que se incrementen los montos de ayuda llevan meses. A principios de septiembre, organizaciones sociales, sindicatos, cámaras empresariales y la Iglesia crearon un comité para hacer frente a la emergencia social en la ciudad. Incluso a nivel provincial hay un proyecto de ley presentado por la diputada del Frente Social y Popular Mercedes Meier para declarar la emergencia alimentaria, que espera ser tratado en cuatro comisiones de la Legislatura.

Sólo en el último año, más de 4 mil familias tramitaron la TUC, una asistencia que durante casi todo este año fue de 273 pesos y que se incrementó en el segundo semestre en apenas el 10 por ciento, con lo cual actualmente no supera los 300 pesos.

"Debería llamarse Tarjeta de la Vergüenza, porque son 300 pesos por familia y no todos la cobran. Lo único que hace es expresar el ajuste social al que el gobierno nacional está sometiendo a la gente", se quejó Delmonte. "Ofrecen alimentos secos, eso es blanquear la política de ajuste que llevan adelante", destacó.

Respuesta

El vocero de la ministra de Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley, fue ayer Fernando Reggio, subsecretario de Abordaje Territorial.

El funcionario encabezó la reunión con los dirigentes y el titular de la Pastoral Social, Emilio Cardarelli. Si bien admitió "la complejidad de la situación social" y "la necesidad de mantener el diálogo abierto en una situación de crisis", dijo llevarse a Capital Federal "inquietudes y problemas", y poco se refirió a las respuestas que trajo a Rosario.

Ante el reclamo puntual de incrementar los montos de la TUC, no lo negó de plano. Apuntó al gobierno provincial y explicó que "es la provincia la que dispone a través de qué mecanismo canaliza la ayuda". Recordó que "ya hubo un incremento", que fue apenas del 10 por ciento y que tuvo un impacto de menos de 30 pesos por familia y adelantó que se prevé "una nueva suba para el año próximo". No precisó de cuánto.

También dijo que se "aumentaría la asistencia a comedores de organizaciones sociales y de la Iglesia a través de la entrega de alimentos secos", y tampoco detalló en qué cantidad ni a partir de cuándo.

"Resolver todo el problema no es posible en lo inmediato", aclaró, pero aseguró que "se continuará trabajando con provincia y municipio para traer la ayuda que se requiera en la medida de lo posible".

Sobre la asistencia que actualmente envía Nación a la provincia, habló de "300 millones de pesos a través e la TUC y otros 100 millones para comedores, a lo que se suman los alimentos secos".

Insuficiente

Los dirigentes de las organizaciones sociales admitieron que se fueron del encuentro "con las manos vacías". Nicolás Dal Mastro, uno de los integrantes de la mesa, señaló que "no hubo respuestas c oncretas", y recordó que desde el inicio de septiembre "se está planteando a la Nación la gravedad de la situación social".

El representante de la Asociación de Almaceneros, Juan Milito, afirmó con cierta ironía que "no dicen ni cómo ni cuándo ni dónde van a incrementar la ayuda, parece que es etérea"; y defendió el pedido de incremento del monto de las TUC. "Por más mínimo que sea, esa ayuda a través de la tarjeta mueve los comercios barriales, permite que la gente tenga la dignidad de ir a comprar al negocio del barrio y no ir a buscar un bolsón, y mueve en cierta forma la economía e incrementa el IVA, generando un círculo virtuoso que es importante", recalcó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});