La ciudad

Taxistas de la Terminal, de punta con dos concejalas

Enviaron una carta documento a María Eugenia Schmuck, que con Fernanda Gigliani fue a la Justicia a pedir que los investiguen. Hoy, respuesta.

Martes 15 de Mayo de 2018

Con una carta documento en donde la tildan de "mendaz e irresponsable", la Cooperativa de Taxis de la Terminal de Omnibus Mariano Moreno le impuso a la concejala María Eugenia Schmuck un plazo de 48 horas para que ratifique o rectifique sus dichos sobre una supuesta mafia que opera en las paradas de Santa Fe y Cafferata. Los tacheros acusaron a la concejala de montar "una burda operación política" y le endilgaron estar lejos "de manejarse con el tacto que una concejala debe, para mantener la paz social en el seno de un lugar público".

Hoy, Schmuck, junto a su par Fernanda Gigliani, dará una conferencia de prensa en repudio a "esta amenaza inadmisible". Ayer, en tanto, mujeres taxistas sumaron denuncias en Fiscalía.

Al Palacio Vasallo llegó una carta documento dirigida a Schmuck que provocó un revuelo puertas adentro. Ambas legisladoras no imaginaron la reacción de la Cooperativa de Taxistas Mariano Moreno, a cuyos integrantes pidieron en la Justicia que se investigue por asociación ilícita y amenazas.

Como reacción púbica para promover adhesiones, hoy, a las 9, en el salón de los Acuerdos del Concejo, repudiarán el contenido de la misiva que enviaron los tacheros.

"Es una amenaza inadmisible. Nos piden, textualmente, que nos manejemos con el tacto y buen sentido que una concejal debe tener para mantener la paz social ¿A qué se refieren? Es muy serio y preocupante y no hace más que confirmar lo que venimos denunciando. Actúan como si fueran dueños de un espacio que es público, amenazan para garantizar sus propios intereses, que atentan contra otros trabajadores y usuarios", enfatizó Schmuck apenas recibió el mensaje.

En su encabezado, la carta suscripta por el presidente de la Cooperativa de Trabajo de Taxis Mariano Moreno, Pedro Luis Ruggeri, intima a la concejala para que "en 48 horas ratifique o rectifique sus declaraciones vertidas en distintos medios".

Tras considerar "falsedades y falacias" en las manifestaciones públicas de Schmuck, Ruggeri afirma que "lo que nos deshonra y perjudica es la vinculación que hace, relacionando la entidad con una supuesta mafia".

En tal sentido, agrega: "Ello busca desacreditar, además de constituirse en una burda operación política, utilizando la sentida cuestión de género (en las declaraciones de la concejala se hizo referencia a las denuncias de un grupo de conductoras de taxis)".

Pero lo que más irritó a Schmuck y Gigliani fue el párrafo final. "Lejos está usted de manejarse con el tacto y buen sentido que una concejal debe tener para mantener la paz social en el seno de un lugar público. La invitamos a que se ubique a la altura institucional que le corresponde", cierra.

La respuesta no se hizo esperar. "Un texto y acto intimidatorio que no modificará nuestro compromiso: trabajar para que se cumpla la ley, para evitar el monopolio que algunos pretenden ejercer en un lugar público. Decirnos que tenemos que detenernos para mantener la paz social, es simplemente confirmar lo que venimos denunciando. Una vergüenza, inadmisible", consideró Schmuck para aclarar: "Se terminó la impunidad. Actuamos de acuerdo a las facultades que nos competen como concejalas. No esperen de nosotras otra actitud", finalizó Schmuck.

Ayer, en tanto, la representante de la Asociación de Mujeres Conductoras de Taxis, Eliana Rodríguez, se presentó en el Ministerio Público de la Acusación (MPA) para denunciar amenazas y asociación ilícita contra taxistas de la parada de la Terminal de Omnibus Mariano Moreno. Además, las mujeres exigieron controles las 24 horas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario