La ciudad

Taxistas advierten que la caída de pasajeros ya llega al 40 por ciento este verano

En alerta. Las cámaras coinciden en la cifra, pero algunos creen que es normal para la época y otros dicen estar 20 por ciento abajo de enero 2014.

Martes 13 de Enero de 2015

Para las entidades que agrupan a los propietarios de taxis, enero viene con un 40 por ciento menos de pasajeros respecto de diciembre y un 20 menos en la variación interanual. Sin embargo, la explicación del fenómeno distó de ser unánime. En la Cámara de Titulares (Catiltar) calificaron al tema de "preocupante" porque el trabajo durante el mes de las fiestas "tampoco fue como el de años anteriores" y no logró funcionar como colchón para mitigar el parate del verano. En Atti, en cambio, atribuyeron el bajón a la "típica caída de la época" y afirmaron que en diciembre tuvieron "picos de demanda que hacía años no se veía". En lo que sí coincidieron todos fue en que el precio de los insumos (GNC, autos y repuestos) "se disparó" y que para la próxima actualización de tarifas habrá que hacer malabarismos entre no quedar por debajo de los costos y no seguir ahuyentando pasajeros. De todos modos, la titular de Servicios Públicos municipal, Clara García, le bajó el pulgar a cualquier debate y ubicó en "cero" la posibilidad de una nueva suba.

El alerta corrió por cuenta del tesorero de Catiltar, José Iantosca, al advertir que en lo que va del mes los taxistas están "advirtiendo una merma de entre el 35 y el 40 por ciento del trabajo" al compararlo con diciembre último y del 20 respecto de enero 2014.

El dirigente también recordó que el metro cúbico de GNC hoy llega a costar en la ciudad 4,60 pesos, cuando en junio rondaba los 3,60.

Aun así, se encargó de aclarar: "Todavía no estamos pidiendo un nuevo aumento de tarifa, para empezar a hablar habrá que esperar por lo menos a marzo, pero queremos que se conozca la realidad que vivimos para que después no vengan los concejales a plantear que hacen falta más taxis en la calle".

La ecuación actual no es simple. Mientras en otras oportunidades los titulares no dudaban en reclamar una suba para la bajada de bandera y las fichas, esta vez el equilibrio pasa por "no quedar atrás de los costos, pero tampoco seguir perdiendo pasajeros".

"Porque lo primero que la gente recorta es el taxi: si se quiere ir de vacaciones o tiene que pagar lo que gastó para Navidad, deja de hacer diez viajes y se ahorra 600 pesos", graficó Iantosca, convencido de que "no es que no haya movimiento en la ciudad, como ocurría otros eneros, sino que no alcanza la plata". Y no anduvo con vueltas al reconocer que "hoy el taxi es caro".

"Nuestra preocupación —dijo— es que la gente está, pero no toma taxis". De todos modos, recordó que "si el kilómetro cuesta un peso, para poner un ejemplo, no se va a poder cobrar menos de eso", sin considerar la presión que meterá en los próximos meses la paritaria de los choferes.

El titular de Taxistas Unidos de Rosario, Marcelo Díaz, fue otro que definió al fenómeno como una "caída importante" y coincidió con Iantosca en que están teniendo "incluso muchos menos viajes que en enero de 2014".

Si para marzo el desfasaje entre tarifa y costos supera el 15 por ciento, como es de suponer, habrá que "volverse a ver la cara con los concejales", sostuvo Díaz, aunque a la vez reconoció: "Sabemos que si pedimos un aumento de tarifa ahora se van a bajar más pasajeros".

El presidente de la Asociación de Titulares de Taxis Independientes (Atti), Mario Cesca, también admitió una merma del 30 por ciento en la actividad, pero la definió como "no abrupta", sino "normal para la época", y a diferencia de sus colegas sostuvo que en diciembre hubo "picos de demanda que hacía años no se veía".

Cesca aseguró que la escasez de viajes es algo que se vive todos los veranos por factores como la inactividad escolar, la feria judicial y mucha gente de vacaciones. "Nosotros nos empezamos a estabilizar recién en marzo", indicó.

Y, si bien coincidió con los otros tacheros en que "seguramente hay un atraso tarifario", no consideró factible que se vuelva a hablar de un incremento "hasta que pasen varios meses".

Tramo electoral. Sobre todo, dijo, al igual que Díaz, tratándose de un año de elecciones en el que difícilmente algún sector político acepte el costo político de votar sin más una nueva suba. "Para que nos autoricen un aumento se va a necesitar un milagro", ironizó.

Pero incluso con esa conciencia, Cesca no dejó de señalar que el precio de los autos cero kilómetro creció hasta un 60 por ciento en el último año (un Siena, graficó, pasó de menos de 100 mil pesos a 160 mil) y los repuestos se vieron arrastrados en la misma proporción.

Al menos, respecto de la posición del Ejecutivo a la fecha, los taxistas tuvieron razón.

Fue la secretaria de Servicios Públicos la encargada de restarle dramatismo a la caída de pasajeros en los taxis. "Es algo absolutamente normal para un mes de enero", afirmó García.

Y en la misma línea ubicó en "cero" la posibilidad de que, al menos por ahora, recomience el debate sobre las tarifas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS