La ciudad

Taxis y colectivos siguen siendo blancos de los delincuentes

Tiempos violentos. En los últimos tres días se sucedieron robos a bordo de unidades de servicio público. Existe gran malestar en trabajadores del sector.

Martes 08 de Septiembre de 2015

Los hechos de violencia se repiten en la ciudad. Los robos y ataques se transformaron en moneda corriente en las calles rosarinas y tanto taxis como colectivos continúan siendo un blanco recurrente para los delincuentes. Las unidades de servicios públicos están expuestas a este flagelo que representa la inseguridad, que multiplica la angustia entre los trabajadores y los pasajeros. En los últimos días, se reportaron al menos seis robos violentos a taxis y uno a la línea de micros 122.

La situación no encuentra visos de solución y preocupa. Los taxistas comentan que ya nadie quiere trabajar de noche, y que tampoco aparecen interesados en ser nuevos choferes. En tanto, desde un sector de la dirigencia sindical de los conductores de colectivos le solicitaron la renuncia al ministro de Seguridad provincial, Raúl Lamberto, y pidieron que los servicios nocturnos sean acompañados por personal policial arriba de las unidades.

En los últimos tres días hubo casos que expresan con claridad este escenario. Hubo seis robos violentos sobre taxis, dos con consecuencias graves para el chofer y la unidad.

El primero se verificó el domingo por la mañana, a las 6.30, en la zona de Ituzaingó y Lima. Allí un taxista de 31 años fue abordado por falsos pasajeros armados, quienes le robaron el celular, la recaudación y las zapatillas. Pero a los malechores no les bastó y fueron por más. Así fue que lo golpearon de manera brutal, provocándole la fractura del tabique. Por esa golpiza debió ser trasladado por una ambulancia al céntrico Sanatorio Laprida, donde quedó internado. La denuncia se radicó en la seccional 13ª.

Otro suceso de gravedad sucedió el domingo, a las 7.30, en zona sur, Arijón y Ovidio Lagos. Allí el taxista recogió pasajeros (un hombre y una mujer), y en el viaje los sujetos sacaron un arma de fuego, y a punta de pistola le quitaron la billetera y el celular. Para tratar de zafar de esa peligrosa escena, al llegar a Alsina y Aurora, el conductor chocó contra un montículo de escombros. En ese momento, aprovechó para bajarse del auto y se metió en una vivienda particular. Cuando, desde allí, divisó que los ladrones se fueron, volvió a su coche y descubrió que le robaron el GPS, el estéreo, documentación del móvil, y que habían roto la luneta trasera y el parabrisas delantero. Este caso quedó registrado en la seccional 18ª.

Los otros robos, con menos espectacularidad, ocurrieron en Garibaldi y Avellaneda, en Casiano Casas y Pasaje 1345, en Brasil y Santa Fe, y en Colombres y Santa Fe.

Reclamos. En tanto, desde el gremio de choferes de corta, media y larga distancia (Aota), denunciaron que el domingo a la noche hubo un nuevo robo, esta vez al interno 293 de la línea 122. En ese asalto, los malvivientes les sacaron sus pertenencias al chofer y a los pasajeros.

Aota continúa planteando la necesidad de la renuncia del ministro Lamberto y toda la cúpula en seguridad de la provincia. "Han demostrado toda su incapacidad", resaltó Alberto Montenegro, secretario general de Aota, quien también reclamó la presencia de un policía por unidad, en la noche. "Muchos barrios de Rosario se convierten en zonas liberadas, donde reinan bandas delictivas sin presencia del estado", se quejó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS