La ciudad

Taxis: para los usuarios, el aumento es injustificado

En el Concejo realizaron un sondeo del servicio en los barrios y en el centro de la ciudad. La mayoría de los consultados opina que la actual tarifa es cara y que la prestación es mala.

Viernes 17 de Agosto de 2012

Un sondeo entre 300 usuarios de taxis que realizó el concejal Oscar Greppi (ARI-CC) en barrios del norte y el sur, el macrocentro y el centro de la ciudad refleja que el 67 por ciento de los encuestados ve "injustificado" el aumento de tarifa que impulsan choferes y dueños de chapas. A su vez, el 69 por ciento de los consultados asegura que los actuales valores de los viajes son elevados. Respecto del servicio, el 60 por ciento de los interrogados afirma estar disconforme. Y el 72 por ciento del total que respondió a las preguntas lo considera de regular a malo.

El edil, un aliado crítico del socialismo, explicó que al relevamiento lo encaró su equipo de colaboradores entre el martes de la semana pasada y el miércoles en los barrios Ludueña, Tiro Suizo, Tablada, Sindicato de la Carne y Arroyito, en las puertas de supermercados, como en Oroño y Saavedra y en San Martín y Ayolas, y en cuadras del macrocentro y centro de Rosario.

A cada usuario que accedió al sondeo se le preguntó si estaba conforme con el servicio, si le parecía justificada la tarifa, si era caro y si la prestación era mala, regular, buena o muy buena. En ese marco, los que manifestaron quejas tuvieron que responder qué puntos habría que cambiar.

En detalle. Se realizaron 300 encuestas, de las cuales 120 tomaron a usuarios del centro y el macrocentro y a 180 que viven en diferentes barrios, con la correspondiente discriminación etárea y de género.

El 67 por ciento de los encuestados opinó que el aumento de tarifa reclamado es injustificado. En tanto, el 69 por ciento de los consultados afirmó que los valores ya eran elevados antes del retoque en puerta.

"Todos relacionaron el costo del viaje con la calidad del servicio. En ese sentido, opinaron que es caro en relación a la actual prestación. En el caso de los que señalaron que el aumento es justificado (17 por ciento), la mayoría aclaró que siempre y cuando redunde en una mejora del servicio y en un incremento salarial para los conductores que se encuentran en relación de dependencia", puntualizó Greppi.

También se registró un 15,5 por ciento que opinó que el servicio no es caro.

Frecuencias y limpieza. Acerca del funcionamiento, el 60 por ciento de los consultados no está conforme con el servicio, mientras que el 72 por ciento de los interrogados lo consideró de regular a malo.

A su vez, el 30 por ciento de los sondeados está conforme, al tiempo que el 21 por ciento de los interrogados opinó que el servicio es bueno. Uno solo de los 300 encuestados respondió que la prestación era muy buena.

A los que estaban disconformes con el servicio, o lo calificaron de regular a malo, se les preguntó qué cambiarían o mejorarían para revertir esos déficit.

Si bien las respuestas fueron diversas, en su gran mayoría los usuarios respondieron que los principales problemas son la falta de unidades (sobre todo los días de lluvia o durante la noche), el mantenimiento y limpieza de los taxis y el comportamiento de los choferes.

Lo cierto es que el sondeo será el principal argumento de Greppi para votar en contra del nuevo reajuste en la tarifa.

"La tarifa debe ser acorde al servicio. Comparando actualmente la prestación con un hotel, los taxis de Rosario no llegan ni siquiera a una estrella. Esto no es en contra de los taxistas. Hay gente que trabaja bien, pero la gran mayoría no porque maltrata al pasajero y no tiene el vehículo en condiciones. Deben ponerse las pilas y ver cómo hacemos para mejorar. No pueden venir a pedir un aumento y desobligarse de todo", subrayó Greppi.

Pero el edil fue más duro: "No obstante el aumento de los costos y la reducción del margen de ganancia, no hay motivos para que los taxistas hagan lo que quieran. Por eso debemos poner un límite. Si quieren suba de tarifa, que primero mejoren el servicio. Sería injusto votar un centavo de incremento porque la prestación es mala".

El concejal también apuntó al poder de policía municipal, "que tendría que imponer el control y hacer cumplir las frecuencias".

"Pero muchos taxistas no quieren que los controlen a través del GPS, como se hace con los colectivos", finalizó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario