La ciudad

Supervisan separación de residuos en el barrio Sindicato de la Carne

La intendenta Mónica Fein reivindicó la primera experiencia en la ciudad, basada en la activa participación de los vecinos del barrio Sindicato de la Carne, en el sur rosarino.

Miércoles 21 de Enero de 2015

La intendenta Mónica Fein se reunió ayer con vecinos del barrio Sindicato de la Carne, quienes desde hace tiempo participan del proyecto de residuos sólidos reciclables. En marzo de 2014 ese sector de la ciudad se convirtió en el primero en adquirir un perfil sustentable, a través de diversas actividades.

Junto al coordinador General de Políticas de Sustentabilidad y Participación Ciudadana municipal, Ricardo Bertolino, Fein resaltó ante los vecinos: "Lo que están haciendo aquí tiene una gran importancia para toda la ciudad. Es una experiencia única en el mundo. Esto puede ayudar a que la gente entienda que todos los residuos se pueden separar y reutilizar, porque todo lo que tiramos o enterramos va destruyendo la vida de generaciones futuras".

Fein señaló que, "además del cuidado del planeta, se busca que este barrio sea el primero de Rosario y de la Argentina en tener un mecanismo de energía renovable".

"Será muy difícil convencer a muchos vecinos que se puede, pero el objetivo es que lo que ustedes vienen realizando lo haga toda la ciudad", continuó.

Por su parte, Itatí Zalazar, presidenta del consorcio del monoblock Nº 20 (una de las torres que participan del programa piloto, donde viven 16 familias) sostuvo: "Estamos muy contentos, porque cada uno de los vecinos nos comprometimos a separar los residuos. Sabemos que es un sacrificio grande, pero lo hacemos con gusto porque nos beneficiaremos todos".

"Para vivir bien hay que involucrarse, por eso estamos acá", agregaron otras vecinas presentes en la reunión. En esta primera etapa participan tres de los consorcios del complejo ubicado en Alzugaray y Conscripto Bernardi, constituidos a través de la iniciativa Esfuerzo Compartido para el Mejoramiento Barrial, implementada en forma conjunta por municipio y provincia.

Para llevar adelante el proyecto, la Municipalidad facilitó a cada edificio un contenedor naranja para que el consorcio tenga la posibilidad de comercializar el material reciclable, con el objetivo de obtener un ingreso para la instalación de energías renovables.

De ese modo, los vecinos se comprometieron a transformar sus conductas como parte de un proceso para la autogestión energética y la racionalización de los recursos.

Con lo obtenido por la venta de los residuos reciclados se comprará un panel solar que proveerá de luz a los espacios comunes del edificio (palier y pasillos) cuando se corte el servicio eléctrico.

Durante la visita se aprovechó para invitar a vecinos de otros monoblocks a sumarse al proyecto y se ofreció la posibilidad de obtener un contenedor naranja para replicar la propuesta en sus propios consorcios.

La iniciativa, en tanto, será desarrollada por aquellos grupos de vecinos que estén conformados en consorcios.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS