La ciudad

Sorpresivo ataque de una palometa en Granadero Baigorria

El caso no deja de ser sorprendente y podría haber sido favorecido por la pronunciada bajante del Paraná.

Domingo 16 de Septiembre de 2018

Un joven que practicaba kitesurf en el Paso Destileria (frente a Granadero Baigorria) hace pocos días atrás contó que fue mordido por una palometa que le ocasionó heridas en un pie, un hecho raro en esta época del año ya que se trata de peces cuyo metabolismo suele reaccionar cuando la temperatura es elevada.

El caso no deja de ser sorprendente y podría haber sido favorecido por la pronunciada bajante del Paraná y unos grados más de calor en el aire que ya se sienten desde hace un par de semanas, así como por el hecho de que el deportista estaba en el agua en una época en la cual todavía no abundan los bañistas.

Según explicó Andrés Sciara, director del Acuario de Rosario, no hay demasiada información sobre el ataque por lo cual es difícil evaluar la situación, aunque aclaró que "no se han dado situaciones de ataques en invierno en otros años" y que este episodio es muy probable que esté relacionado con la bajante del río Paraná, que genera una disminución del espacio vital de esta especie.

"Son peces que generalmente están en un lugares con aguas no tan correntosas, pero también se mueven y puede pasar que hayan ido a partes más profundas. Creo que el ataque no deja de ser algo bastante casual y no parte de una manifestación más amplia" acotó.

Sciara agregó que, de todas formas, las palometas son un tipo de pez de comportamiento más bien agresivo que en los meses de bajas temperaturas suelen estar menos activos, aunque en este caso el menor volumen de agua y la llegada de la primavera pueden haber generado el ataque al joven.

Respecto al supuesto tamaño de la palometa el científico explicó que "no se encuentran peces de tamaño exageradamente grande ya que tienen una talla estándar, aunque si son agresivos si se sienten amenazados".

"Las palometas pueden morder en una situación de no alimentación si se sienten amenazadas, y eso es lo que pasa cuando se acerca la gente. Por lo general cuando perciben el movimiento se van, es una cuestión de defensa natural que tienen y hay que tener en cuenta que son peces irritables con una mordida potente y dientes muy filosos" dijo el funcionario.

El director del Acuario agregó que durante las salidas a la isla que hace el equipo de esa institución y en su trabajo diario con pescadores es bastante común sacar peces sin cola o mordidos por ataques de palometas.

También explicó que es una especie que puebla el río todo el año ya que no son migradores. "Lo que ocurre es que de manera lógica en verano se dan más ataques porque las personas se meten al agua y esos peces tienen el metabolismo más activo".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});