La ciudad

Solamente 12 inspectores verifican las construcciones en Rosario

El accidente en la obra cloacal de Eva Perón y Circunvalación, donde falleció un obrero de 32 años y otro resultó herido, volvió a hacer visible dos gravísimas falencias: la precariedad en que...

Viernes 20 de Abril de 2012

El accidente en la obra cloacal de Eva Perón y Circunvalación, donde falleció un obrero de 32 años y otro resultó herido, volvió a hacer visible dos gravísimas falencias: la precariedad en que se desarrollan muchos de estos trabajos y la falta de control estatal al cumplimiento de las normas de salud y seguridad laboral. El obrador quedó ayer clausurado, después que se detectaran varias irregularidades, entre ellas la falta de apuntalamiento del pozo de 7 metros donde se produjo el siniestro. Y desde la Unión Obrera de la Construcción (Uocra) volvieron a exigir la incorporación de más inspectores al Ministerio de Trabajo. Actualmente son sólo 12 de una planta de unos 85 agentes. Para el sindicato deberían ser 200.

El incidente del miércoles en uno de los tres frentes de trabajo del conector cloacal Rosario Oeste que le costó la vida a Donateo Riquelme y dejó lesionado a Felipe Bertoni tenía antecedentes. El año pasado, otros tres obreros murieron en situaciones similares. "Los trabajos en excavación son unos de los más riesgosos en la construcción, incluso más que los de altura. Y cuando se planifican muchas veces se dejan de lado cuestiones de seguridad, tanto para hacer las obras más rápido como para tener menos costos", advirtió el técnico en higiene y seguridad laboral de la Uocra, Alejandro Rodas.

Las tareas adjudicadas por el Ente Nacional de Obras Hídricas y Saneamiento (Enohsa) a una unión transitoria de empresas (UTE) quedó ayer clausurada. Inspectores del Ministerio de Trabajo de la provincia encontraron varias irregularidades tanto en el frente donde se produjo el accidente (en Venezuela y Chazarreta), como en otro a cien metros de allí, y también en la estación elevadora que se levanta en Empalme Graneros; por lo cual determinaron el cese total de los trabajos.

Según explicó el coordinador provincial de Salud y Seguridad en el Trabajo, Néstor Botta, entre otras cosas, no se pudo acceder a toda la do, justamente la que detalla el programa de seguridad, los informes de capacitación al personal o los controles del servicio de seguridad e higiene. "Todo eso debería estar en el obrador, pero no encontramos nada", apuntó el funcionario.

La inspección permitió determinar otra falencia. La zanja donde trabajaban los obreros, de unos 7 metros de profundidad, carecía de una estructura (técnicamente se la llama entibado) que permite sostener las paredes. "Eso causó el accidente -señaló Botta-, si no hay un elemento sólido que contenga las paredes, éstas se vienen abajo. Y aquí faltaba eso, sobre todo porque a quince metros del lugar hay dos vías férreas en actividad, lo que genera vibraciones y hace el suelo más inseguro aún".

Botta no pudo precisar si el obrador de zona oeste tenía inspecciones anteriores del Ministerio de Trabajo. El dato no es casual; tras el accidente, tanto desde la Uocra como desde la organización Manos a la Obra que lleva tiempo batallando por que se mejoren las condiciones de seguridad en la construcción, advirtieron sobre la "falta de responsabilidad empresaria" y hablaron de "escasos controles" del Ministerio de Trabajo.

Para la zona de Rosario, el área de Salud y Seguridad cuenta con 12 inspectores para controlar empresas, industrias y obras en construcción. El número es el mismo desde 2009, por más que en el medio hubo numerosos anuncios de incrementarlo. Primero con la incorporación de siete nuevos agentes mediante un concurso interno, después con la creación de 40 cargos más que, según había manifestado el ex titular de la cartera, Carlos Rodríguez, se sumarían a principios de este año.

Consultada por LaCapital, una fuente gremial en la delegación local de Trabajo consignó anoche que "sumados los 65 agentes que trabajan en la delegación de Ovidio Lagos y San Lorenzo, y otros 20 de Higiene y Seguridad (Pellegrini y Presidente Roca), hay unos 85 empleados en Rosario".

Rodas recordó que la Uocra viene reclamando la incorporación de más inspectores. "Para nosotros deberían ser 200, al menos esa es nuestra exigencia. Sin embargo, hay que tener claro que no puede haber un inspector detrás de cada obra, porque eso corre el eje de la responsabilidad del empresario", sostuvo.

El mismo razonamiento expuso el coordinador de Salud y Seguridad de la cartera laboral. "Nuestra tarea no es estar permanentemente en todas las obras. Eso sería imposible, sólo en Rosario hay como mínimo una construcción por manzana. Los empresarios son los que tienen que velar por la seguridad de los trabajadores, esa es su responsabilidad", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario