La ciudad

Sol reincorporó a sus empleados y les dio licencias pagas por 15 días

Cese de actividades. En ese lapso la aerolínea rosarina gestionará una posible venta o bien la incorporación de nuevos capitales para hacer viable su operatoria.

Jueves 21 de Enero de 2016

El conflicto desatado en la aerolínea Sol empezó a destrabarse. La compañía dejó ayer sin efecto los despidos de sus 220 trabajadores a quienes les otorgó una licencia por 15 días con goce de haberes. En ese lapso, la firma rosarina gestionará una posible venta o bien la incorporación de nuevos capitales para tornar viable su operatoria, tras la caída del convenio con el Estado. Los gremios celebraron la tregua, suspendieron hasta fin de mes las medidas de fuerza pero aclararon que continúan en estado de alerta y movilización hasta que los aviones estén nuevamente en el aire.

El acuerdo fue anunciado al caer la tarde en la sede porteña del Ministerio de Trabajo de la Nación. Fue el corolario de una intensa jornada de negociaciones entre los sindicatos aeronáuticos, la empresa y el gobierno.

El cónclave en la cartera laboral ya había comenzado con un guiño de la empresa. Por la mañana, sus representantes habían acordado con el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, que daban marcha atrás con los despidos.

En realidad, los telegramas de cesantía con media indemnización habían sido rechazados por el propio Ministerio de Trabajo ya que la firma no cumplió pasos legales previos indispensables como la apertura del procedimiento preventivo de crisis.

Igual, la reunión en Trabajo fue tensa. Según detallaron Pablo Biro, secretario general de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (Apla) y el titular de la Federación Argentina de Personal Aeronáutico , Edgardo Llano, la empresa ofreció inicialmente suspender al personal.

"Luego propusieron vacaciones pagas, pero eso implicaba pasar por arriba el derecho de los trabajadores de definir el momento. Hasta que se acordó que la empresa otorgará licencias con goce de haberes por 15 días, con trabajadores sen sus domicilios", agregaron en rueda de prensa.

Biro y Llano confirmaron que los haberes del mes de enero "se abonarán en su totalidad", pese a que desde el viernes 15 pasado Sol dejó de operar tras la caída del convenio con la estatal Aerolíneas Argentinas.

Los referentes sindicales reconocieron que en el cónclave la aerolínea anunció que hasta tanto dure la tregua intentará encontrar una solución de fondo al conflicto.

"Se mencionaron varias posibilidades, desde la incorporación de nuevos capitales hasta la venta total de la compañía", indicó Biro quien además comentó que en la cumbre se aludió a tres grupos del sector que estarían interesados en quedarse con la operatoria de Sol.

Tal como publicó este diario, la hipótesis más firme conduce al desembarco de la empresa de transporte terrestre Vía Bariloche. Esta firma, de la familia Trappa, tiene su sede central en la provincia de Río Negro, y en 1998 compró la vieja aerolínea estatal Servicios Aéreos Patagónicos.

Las otras dos opciones con menos chances, pero que aún siguen en carrera son Air Jet y el grupo London Supply, concesionaria de aeropuertos en la Patagonia.

Los líderes gremiales celebraron que se haya alcanzado una tregua para que "los 220 trabajadores que habían recibido telegramas de despidos sean reincorporados por la empresa".

Por esa razón, dejaron en suspenso las medidas de fuerza que habían contemplado para agudizar el reclamo, entre las cuales se contempló un paro nacional en todo el sector aerocomercial.

Con esa amenaza latente, que implicaba un costo político para la gestión de Mauricio Macri, el Gobierno de Cambiemos, a través de las carteras de Transporte y Trabajo gestionó desde temprano un acercamiento entre las partes.

Tras las negociaciones de ayer se logró desactivar un conflicto de mayor impacto, los trabajadores fueron reincorporados y Sol ganó algo de tiempo para concretar una venta. Pero por ahora, seguirá sin volar.

El acampe en Fisherton sigue, pero más acotado

Tras haber alcanzado una tregua con la empresa Sol, los gremios aeronáuticos anunciaron una flexibilización de las protestas en el aeropuerto de Fisherton y en el Aeroparque porteño.

"Vamos a mantener los acampes de manera pacífica, pero con guardias mínimas porque no confiamos en la empresa y no está resuelto el problema de fondo", explicó Edgardo Llano, presidente de la Federación Argentina del Personal Aeronáutico (Fapa) y secretario general de la Asociación del Personal Aeronáutico (APA).

Los acampes se montaron a poco de desatarse el conflicto con Sol, cuando la compañía dejó de volar de manera sorpresiva el viernes 15 de enero. Ahora la protesta será con menos gente, de manera más acotada.

"Continuamos —siguió el dirigente gremial—en estado de alerta y movilización, sin medias de fuerza en lo inmediato pero a la espera que se resuelva el problema de fondo. La solución del conflicto pasa por encontrarle trabajo a los 220 compañeros, en Sol Líneas Aéreas o en otra empresa", entre las cuales se menciona con especial énfasis al grupo Vía Bariloche.

"Que haya trabajo para todos", reclamó y advirtió que en caso de que no se logre una respuesta favorable "se implementarán medidas de fuerza, que pueden ser graduales o de una sola vez".Los gremios aeronáuticos celebraron el apoyo recibido en la jornada de ayer por el secretario general de la CGT kirchnerista, Antonio Caló. El líder de la UOM pasó por la cartera laboral a dejar su apoyo y bregó por "una solución al conflicto, porque no es grato dejar a 300 padres de familias en la calle".De igual modo resaltaron que en el aeroparque metropolitano Jorge Newbery se sumaron a la protesta de los cesanteados de Sol empleados de otras empresas aéreas, entre ellos tercerizados de Aerolíneas Argentinas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario