La ciudad

Sólo en la calle San Luis hay un centenar de puesteros sin permiso

Control Urbano realizó ayer un operativo desde San Martín hasta España. Promete repetirlos. Las inspecciones son una demanda de los comerciantes, que ayer presentaron firmas en el Concejo.

Martes 31 de Mayo de 2011

Unicamente sobre calle San Luis hay un centenar de puestos de venta ambulante que trabajan sin habilitación, y eso teniendo en cuenta sólo las siete cuadras que van desde San Martín hasta España. Así lo estimó el director de Control Urbano municipal, David Sánchez, quien ayer puso en marcha un operativo de control en ese sector de la ciudad, donde existen 38 puntos de comercio callejero con el permiso correspondiente. “En esta primera fase invitamos a los que no tienen el permiso a retirarse, y así lo hicieron”, dijo el funcionario, pero advirtió que en las próximas semanas las inspecciones “se repetirán y, de encontrar irregularidades, habrá secuestro de mercadería”.

El debate por la venta ambulante se disparó cuando la Federación de Comerciantes a Cielo Abierto publicó un relevamiento de la venta callejera a través del cual denunció competencia desleal. Los puesteros respondieron y hasta intervino en la discusión el intendente Miguel Lifschitz, quien pidió para algunos casos “la intervención de la Justicia y de la Afip”.

Lo cierto es que ayer los comerciantes volvieron a presentar en el Concejo Municipal un listado de firmas para avalar el pedido de más controles sobre Juan José Paso y en San Martín Sur.

En la mira. Las camionetas y unos 20 inspectores de Control Urbano desembarcaron a primera hora de ayer en San Luis para realizar un operativo sobre esa calle, en el tramo que va de San Martín a España.

“Esta es una primera fase de los controles, una etapa de concientización. Le explicamos al vendedor habilitado que no debe excederse en la ocupación del espacio en la vía pública y que tiene que respetar el rubro de mercadería con que se expidió el permiso. Y al que no tiene permiso lo invitamos a retirarse”, explicó Sánchez. Por entonces habían levantado unos 20 puestos sin habilitación.

En esas siete cuadras de San Luis son 38 los puestos que tienen el permiso otorgado por la Dirección de Habilitaciones municipal en diferentes rubros. Según estimó Sánchez, el tramo concentra un centenar de vendedores que trabaja en forma irregular.

“Es un número que a veces se modifica, porque algunos llegan a la zona por alguna fecha especial, pero mantiene esos niveles”, agregó el funcionario.

Asignados. La ordenanza que regula el comercio en la vía pública establece para toda la ciudad un cupo de 676 puestos, de los cuales están otorgadas 200 habilitaciones.

Sin embargo, la principal demanda se focaliza en la llamada zona 1, delimitada por avenida Pellegrini, bulevar Oroño y el río Paraná, donde el cupo asciende a 105 puestos y hay 82 otorgados, principalmente de venta de artículos textiles y bijouterie.

A ese sector se suma el de los parques y las plazas, donde hay disponibles 267 habilitaciones, de las cuales 118 fueron otorgadas.

Al respecto, los rubros demandados y que están completos son los de alimentos, tanto a base azucarada como cárnica (praliné, pororó, panchos y hamburguesas).

Si bien a simple vista aparecen cupos libres, la directora de Habilitaciones, Marianela Mosconi, explicó que “en rubros demandados como textiles, bijouterie y alimentos, están completos”. Luego destacó que “los que están vacantes no les interesan a los vendedores”.

Lo cierto es que ya se vienen realizando las renovaciones anuales de los permisos.

“Los trámites están terminando y los sectores de mayor demanda, el centro y los parques, tienen los cupos completos”, concluyó Mosconi.

Veredas

Desocupar las veredas para la circulación de los peatones es otro de los objetivos que se plantearon ayer los agentes de Control Urbano. Para eso, además de indicarles a los puesteros que ocupen sólo el espacio otorgado, también los invitaron a no dejar las motos estacionadas sobre la acera.

“La gente necesita trabajar”

Los controles tienen diferentes bienvenidas. Claro que los que menos quejas plantean son los que están trabajando con el permiso correspondiente, aunque todos dicen “entender” la situación de aquellos que “necesitan trabajar y no tienen la habilitación”.

Daniel Burgués tiene un puesto en la esquina de Corrientes y San Luis desde hace 25 años.

“Fuimos nosotros los que pedimos un cambio en la ordenanza para estar contemplados. Por eso decimos que los controles están bien y deben hacerse”, afirmó el hombre, que vende desde ropa deportiva hasta gorros y bufandas.

Sin embargo, también explicó que “en los últimos años, por la falta de trabajo, se incrementó la cantidad de personas que viene porque necesita un empleo”.

Mari, en cambio, llegó hace apenas tres años de Perú para estudiar, pero tuvo que recurrir a “un rebusque”.

Por eso, desde hace un año está al frente de un puesto sobre San Luis, frente a la plaza Sarmiento, donde comenzó vendiendo bijouterie y ahora cambió de rubro.

“Ya nadie compra joyitas, así que buscamos otra mercadería. Pero ahora me vinieron a decir que tengo que cambiar el rubro y todo eso. Hay que hacer lo que dicen, no queda otra”, señaló la mujer, cuyo puesto pone a la venta desde pantalones, buzos y remeras hasta muñecos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario