La ciudad

Siguen investigando supuesto caso de abuso a un nene de 6 años

Continúa la investigación de un presunto caso de abuso sexual en un colegio privado de Rosario, donde también intervendrá la Subsecretaría de la Niñez de la provincia.

Martes 10 de Febrero de 2015

Continúa la investigación de un presunto caso de abuso sexual a un nene de 6 años en un colegio privado de Rosario, donde también intervendrá la Subsecretaría de la Niñez de la provincia “para acompañar a la familia”. La denuncia la hizo la madre en 2013 y, desde entonces, se convirtió en una causa más que compleja. Se espera que este año el nene retome la escuela. La mamá asegura que “por amenazas y agresiones hacia su familia” debieron mudarse fuera de Rosario. El hecho cobra otra trascendencia ya que la mujer contó que el viernes pasado fue golpeada en la vía pública por una de las personas a la que acusa como abusador de la criatura.

   El viernes, cerca del mediodía, la madre iba caminando con su marido hasta que reconoció a quien señala como uno de los abusadores de su hijo. “Me amenazó de muerte a mí y a mi hijo, y me voló tres metros con una trompada. Terminé con traumatismos y en observación hasta la noche en el Sanatorio de la Mujer”, contó a La Capital la mamá, que anticipó hará la denuncia correspondiente en fiscalía.
  Dijo que todo comenzó cuando lo reconoció y le dijo “unos improperios”. Y agregó: “Me salvó la gente que estaba en el lugar y vio todo”. El hecho quedó registrado en un acta policial en la seccional 2ª.
  La persona acusada fue demorada, “pero quedó en libertad enseguida ya que no tiene antecedentes y la señora no quiso hacer la denuncia penal, tampoco revisar por el médico forense”, explicaron en al repartición policial.

   El caso se inicia en marzo de 2013, cuando el nene —cursaba primer grado— padece diferentes “atropellos” por parte de adultos, hasta que en mayo de ese año es “víctima de un abuso sexual”, siempre en el ámbito de la escuela y de acuerdo al relato de la madre.
  Es entonces cuando decide hacer la denuncia y comienza un recorrido por distintos organismos públicos, que van desde el propio colegio hasta la Defensoría de Niños, Niñas y Adolescentes de la provincia, Oficina de Derechos Humanos santafesina, Ministerio de Educación provincial, Centro de Asistencia Judicial (CAJ), Centro de Asistencia a la Víctima de Delitos Sexuales (Cavds) y la Justicia de Santa Fe.
  Los profesionales particulares que revisaron al nene en primera instancia y por pedido de la mamá, sin confirmarlo claramente, acuerdan en que hay “indicadores de abuso sexual”. Más tarde, una pericia psicológica del Cavds concluye en que el niño ofrece un relato “coherente y sin contradicciones” y que lo ocurrido tiene que ver más con un caso grave y extremo de bullying con la participación de chicos más grandes.
  Ya en los Tribunales provinciales, la primera investigación la realiza María del Carmen Musa (Juzgado de Menores Nº 1), quien también señala que “algo pasó”.
  Más tarde, en julio de 2013, por pedido de la defensa y la posibilidad de que hayan participado adultos en el hecho denunciado, el caso pasa al Juzgado de Instrucción Nº 10, a cargo de Patricia Bilotta, donde interviene también la Fiscalía Nº 10 (Gonzalo Fernández Bussy).

   Desde el año pasado, y luego de que al menos dos abogados de la familia del chico no siguieran con la causa, interviene el CAJ. Centro que, “en virtud de la investigación”, prefirió no hacer declaraciones a este medio cuando fue consultado a fines de 2014.
  El 30 de octubre pasado se le practica otra Cámara Gesell al niño, esta vez a cargo de la directora del Instituto Médico Legal, Alicia Cadierno, quien “requiere en forma perentoria una evaluación especializada por equipo interdisciplinario en Salud de la progenitora” y del niño, en este último caso por parte de la Cátedra de Psiquiatría Infanto-Juvenil de la Universidad Nacional de Rosario (UNR).
  Por entonces, Cadierno ratificó la necesaria participación de los equipos de salud mental de la UNR. También funcionarios judiciales reconocieron que desde la fiscalía avalaron este pedido.
  Para la madre, el escrito de la médica forense “no refleja lo acontecido” en la pericia. A su vez el CAJ interpuso una revocatoria al pedido de que la madre sea evaluada por un equipo interdisciplinario de salud, ya que se considera “una invasión a la persona del denunciante, y no contribuye a la causa sobre abuso sexual”.

   En todo ese tiempo, el pequeño no fue más a la escuela y ya perdió el segundo grado. El Ministerio de Educación santafesino, a través del Servicio Provincial de Enseñanza Privada (Spep), primero le asignó una maestra domiciliaria, luego pasó por una escuela pública cercana al domicilio y más tarde, cuando la mamá lo retiró de esa primaria, ofreció una asistencia semipresencial a través de otro colegio privado.
  “Ninguna de las posibilidades fue aceptada por la madre”, señalaron en el Spep. Por lo pronto, la mamá asegura que el nene se está preparando ahora para rendir el 2º grado y pasar a 3º, además de retomar en marzo la escolaridad.
  “Siempre y cuando se haga algo para que cesen las amenazas reiteradas que recibimos”, expresó. Por esas mismas “amenazas” por parte de “los involucrados en el abuso”, se mudaron de Rosario.
  El subsecretario de Niñez de la provincia, Cristian Allende, dijo que la intervención que estudian hacer es “para acompañar a la familia del nene” para que puedan restablecer su vida social y escolar.
  Como se trata una investigación donde hay un niño de por medio, se reservan los datos que puedan identificar su identidad y, por esa misma razón, se omiten los detalles que constan en la documentación ofrecida por la madre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS