La ciudad

Sigue prófugo el adolescente que ultimó a puñaladas a un compañero en Santa Fe

El caso de la escuela nocturna consternó a la ciudad capital de la provincia, que en los últimos meses fue testigo de numerosos episodios de violencia en el ámbito escolar.

Domingo 18 de Mayo de 2014

Mientras al cierre de esta edición continuaba prófugo el autor del crimen del adolescente apuñalado por un compañero a la salida de una escuela nocturna de la capital santafesina, ayer trascendieron detalles de la investigación que dan cuenta de que la discusión entre ambos jóvenes se suscitó al salir de una de las aulas del establecimiento educativo, continuó en el comedor del mismo y cerca de las 21 tuvo su fatal desenlace en la vereda de la escuela Irigoyen, cuando ambos jóvenes, de 17 años el presunto matador, y la víctima, Joel Soto, de 16 años, se enfrentaron a "facazos".

"Nosotros no teníamos conocimiento de que existiera un pleito entre estos dos muchachos, porque además concurrían hace un par de semanas a clases", confesó la directora del colegio, Ana Ruiz, en declaraciones a la prensa y consternada por el episodio que obligó a suspender las clases el viernes en todos los turnos.

La reyerta a puñaladas en la vereda de la escuela, ubicada sobre la avenida General Paz al 5300 del barrio Sargento Cabral, no sólo tomó por sorpresa a las autoridades educativas, sino que generó consternación en la población santafesina que ayer opinaba en los medios radiales y audiovisuales sobre el conmocionante episodio en particular y sobre los hechos de violencia escolar que se suceden de un tiempo a esta parte, aunque este caso resultó el más grave registrado en la capital provincial por su consecuencia fatal.

Los fiscales Ricardo Fessia, titular de la región Santa Fe en el nuevo sistema penal y los fiscales de la Unidad Especial de Homicidios (UEH), Cristina Ferraro y Jorge Nessier, trabajaron ayer en el rompecabezas judicial que permitirá reconstruir las circunstancias en que ambos jóvenes, que aparentemente ingresaron armados a la escuela con una faca y un cuchillo de gran tamaño, terminaron dirimiendo un aparente pleito de índole personal y barrial −ambos provenían de Los Hornos, una humilde zona distante unas 30 cuadras del establecimiento educativo al que concurrían− en un duelo a primera sangre.

Fessia hizo un análisis que trascendió el hecho judicial y apuntó a "la incontención social, la disgregación familiar y la droga", como hipotéticas causas de estos casos extremos de violencia. "Hay que hacer un análisis más profundo; no creo que sea la droga lo único que determine este espiral de locura. Es un asunto de mucha complejidad, aunque aparentemente, los jóvenes tendrían una disputa previa del barrio", analizó.

Preocupación. Noemí Stara, directora provincial de Adultos, expresó que "nos preocupa mucho este caso y nos duele más. La comunidad educativa está muy conmovida. Los docentes de adultos están acostumbrados a trabajar con población vulnerable pero nunca llegan a este extremo. Pasamos una noche muy dolorosa. Es tremendo como se perdió el poder de la palabra y todo se resuelve con una violencia desmesurada".

Agregó que "cuando descubrimos algún conflicto le damos intervención al equipo socioeducativo. Pero hay veces que no se descubren. Si alguna maestra hubiera tomada conciencia de lo que podía pasar, hubiéramos actuado de otra manera. Esto viene de un conflicto en el barrio que decidieron dirimir en la puerta de la escuela".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario