La ciudad

Sigue la saga de los edificios copados por murciélagos

Están en Córdoba al 500. El director de Vectores del municipio se enteró del problema "leyendo el diario" y dijo que no había reclamos.

Martes 27 de Febrero de 2018

Como en política, la grieta parece ser el mal que aqueja a los vecinos de Córdoba al 500. En el edificio Martin habita una colonia de murciélagos que tiene a maltraer a los vecinos del Tangará X, el edificio lindero. Según algunas estimaciones, una fisura en la falsa mocheta del cielorraso promovió la radicación de los mamíferos voladores. La Municipalidad negó tener conocimiento del caso e insistió en que no pueden ser eliminados, sino ahuyentados del lugar.

Tras la publicación del caso en la edición del sábado pasado de LaCapital, el tema se instaló en la agenda local. El guano (excremento de los murciélagos) acumulado en el piso superior del edificio Martin (Córdoba 565) se derrama hacia la calle, provocando situaciones dantescas. Hasta los propios vecinos indican que en la vereda frente al Monumento "nadie estaciona su auto porque le queda arruinado por el excremento de los murciélagos".

Los vecinos linderos al edificio Martin no pueden abrir las ventanas y todas las mañanas los porteros baldean la vereda, plagada de guano.

En La Ocho hizo declaraciones ayer el director de Vectores de la Municipalidad, Guillermo Palombo, quien admitió que se enteró de la existencia de la colonia de murciélagos frente al Monumento por el diario. "No tenemos conocimiento, nunca entró una nota de los vecinos a nuestro sistema", dijo Palombo y detalló que los murciélagos no son vectores, ni plaga. Desde el Ejecutivo tampoco se hace control de las colonias del centro.

Eliminarlos está prohibido, por lo tanto la "receta" es desalojarlos. "Hay que buscar la entrada y sellarla. El consorcio debería hacerse cargo del trabajo", dijo y recordó que el propio Palacio de los Leones había sido colonizado y se logró erradicar estos mamíferos voladores.

"Es natural que estén en los espacios públicos y nos ponemos a disposición de la gente. Las colonias no se pueden desalojar de una día para el otro. Hay que esperar que sola se vaya y sellar la última salida", indicó el funcionario.

La región de Rosario es óptima para la llegada de los murciélagos: humedad e insectos para alimentarse. Existen colonias migratorias que vienen desde Brasil en noviembre y regresan en marzo. "No hay que tocarlos, y si ingresan a un ambiente se deben apagar las luces y abrir las ventanas, y se van a ir solos", recomendó.

En caso de que estén enfermos o con poca movilidad, hay que buscar una caja de zapatos para, sin contacto directo y usando guantes, cargarlo en el recipiente y liberarlo después.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario