La ciudad

Sigue la polémica por la canalización en la zona de El Embudo

En el club Regatas se quejaron porque no fueron consultados antes de empezar la obra. Negaron que no hubieran estado en las mesas de diálogo.

Jueves 19 de Diciembre de 2019

La polémica alrededor de la obra de canalización que se está llevando adelante en las islas, en la zona de El Embudo, continúa sumando capítulos con cruces cada vez más encendidos. En la tarde de ayer, las autoridades del Club de Regatas Rosario salieron a responder los dichos de la secretaria de la Junta Vecinal El Embudo, quien responsabilizó a esa entidad deportiva por las denuncias que intentan frenar el avance de los trabajos de excavación, y además por no acudir a las instancias de conciliación que convocó el Consejo Regulador de Uso de Fuentes de Agua (Corufa), a principios de este mes.

"Nosotros siempre participamos en las mesas de diálogo con la vecinal y otros clubes, por la problemática de la sedimentación del ingreso a la laguna de El Embudo, por ser también parte afectada. Siempre mantuvimos una actitud colaborativa, no sólo desde lo económico cuando se necesitó dragar, también cuando miembros de la vecinal y otras entidades deportivas necesitaron pasar por nuestro islote, ya que el terreno conecta la laguna con el río Paraná", destaca el comunicado oficial del club de Regatas Rosario.

El escrito precisa que "la obra impulsada por la vecinal consta de una canalización de 315 metros lineales, por una ancho de boca de 12 metros, y una cota del fondo del canal del cero del hidrómetro de Rosario. Eso significa que va a permitir el paso de embarcaciones importantes, cuya marejada podría tener un impacto erosivo sobre el talud de El Cañito, donde Regatas es el único club lindero al sur".

Más allá de que la obra cuenta con la autorización de la Dirección de Hidráulica de Entre Rios, desde el club remarcan que "no ordenaron estudios de impacto ambiental ni de comportamiento sedimentológico, lo que vuelve imprevisible el futuro no sólo del islote, sino también de todo su entorno".

Sobre la reunión a la que Regatas no asistió, el club aclara: "Ese encuentro fue convocado vía WhatsApp, para el lunes 9 de diciembre, en la Dirección de Hidráulica de Entre Ríos, donde asistirían las partes para tratar de lograr un acuerdo. Por recomendación de nuestro abogado el club no asistió, porque no existió notificación en término, ni formal".

Y recuerda: "Nos avisaron el viernes 6, por la tarde, para asistir el lunes 9, por la mañana, y un informe técnico de esa magnitud lleva mucho tiempo. Era materialmente imposible. Más allá de eso, ese lunes presentamos un escrito donde planteamos nuestra posición, y solicitamos un plazo de 10 días para presentar los informes técnicos. Eso nos fue denegado".

"Nos hubiese gustado que esa reunión se realizara antes de que empezara la obra, y no después. No fuimos consultados y no tuvimos nuestro derecho de oposición y defensa", resaltan.

La directiva del club afirma que "en estos momentos se están realizando estudios técnicos en el terreno, al tiempo que los abogados continúan reuniendo pruebas para determinar los pasos a seguir".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario