La ciudad

Sigue en estado crítico la mujer rescatada de la casa donde murieron tres personas

Se intoxicó con monóxido de carbono en el mismo lugar donde murieron dos nenes de 9 y 4 años y un adulto de 35. Instan a revisar los artefactos de calefacción y a mantener ambientes ventilados.

Viernes 21 de Junio de 2013

Melina Ubilla, la joven de 24 años que logró sobrevivir a una intoxicación con monóxido de carbono en una casa de Callao al 3900 y en la que fallecieron tres familiares, continúa internada en la sala de terapia intensiva en el Hospital Clemente Alvarez en "estado crítico".

Ubilla fue rescatada al borde la muerte ayer a la tarde cuando médicos del Servicio de Emergencias Sanitarias de Rosario llegaron hasta la casa de Callao al 3900 alertados por los vecinos del barrio. El cuadro en el lugar era desgarrador. Un hombre de 35 años y dos niños de 9 y 4, familiares de la mujer, ya habían fallecido intoxicados por inhalación de monóxido de carbono. Otra víctima fatal por el mismo tipo de siniestro se produjo poco minutos antes en Sarmiento  al 3400, donde falleció una mujer de 70 años.

La actualización del parte médico de la mujer la brindó el secretario de Salud Pública de la Municipalidad de Rosario, Leonardo Caruana, quien reiteró la necesidad de realizar los controles sobre artefactos para calefaccionar viviendas, especialmente en las noches y en las ventilaciones del lugar.

En declaraciones al programa "El primero de la mañana" de La Ocho, el funcionario municipal explicó que el  monóxido de carbono en los artefactos caseros como los braseros o las estufas que quedan funcionando "es muy peligroso. El monóxido de carbono es un gas inodoro, incoloro que en pocas horas produce daños irreversibles. Primero produce aletargamiento, adormecimiento y rápidamente un estado de coma que impide cualquier tipo de movimiento o de alerta en la familia. Por eso tenemos estas tragedias".

"Recomendamos no utilizar esos métodos caseros como los braseros. En cuento a estufas catalíticas o calefactores habituales hay que verificar que tengan una buena salida al exterior o que estén ambientes ventilados".

Otra recomendación es chequear el color de la llama, especialmente después de varios meses sin uso. "Cuando la llama no es totalmente de color azul. Cuando es amarilla es porque hay mala combustión. Eso quiere decir que hay que revisar el aparato porque esto no ocurre sólo en los hogares más humildes, sino en toda la población. Además, hay que revisar las ventilaciones".

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario