Pandemia

Siete mujerescoserán 42 milbarbijos para la red de salud municipal

Se capacitaron en los cursos de la Secretaría de Desarrollo Económico y las convocaron para producir un insumo básico ante la crisis.

Viernes 20 de Marzo de 2020

No es la primera vez que trabajan con la Municipalidad, sin embargo, esta vez, la posibilidad de ser las responsables de producir unos 42 mil barbijos para la red de salud pública de la ciudad en el marco de la pandemia, las llena de orgullo. "Es una forma de poder hacer algo para ayudar y devolver algunas de las posibilidades que nos han dado", dijo Marisel Banchio, una de las siete emprendedoras convocadas por la Secretaría de Desarrollo Económico para confeccionar uno de los insumos más preciados en el escenario de crisis que se prepara a enfrentar el sistema de salud.

La primera entrega de 1.400 unidades ya la hicieron, seguirán produciendo una segunda tanda para el miércoles próximo y trabajan en resolver los problemas logísticos que les permitan tener todos los insumos necesarios.

Además de Marisel, María Soledad Bosch, Mirtha Muñoz, Carla Astrada, Analía Colazo, María Soledad Piriz y Verónica Albertin, son las convocadas. Cada una trabaja desde su casa, pero aseguran que este es un trabajo colectivo.

Ya lo habían hecho en 2019, cuando el mismo municipio también las convocó para proveer a la Secretaría de Salud de los ambos —equipos de pantalones y chaquetas— que utilizan desde médicos hasta enfermeros, camilleros y personal no médicos en los efectores sanitarios.

Un desafío diferente

Esa fue la primera experiencia que realizaron luego de ser parte de los espacios de capacitación que se desarrollan desde el municipio e incluso en muchos de los casos de recibir ayuda para acceder a los equipos necesarios que hoy tienen en sus casos para poder trabajar, fue todo un éxito.

Sin embargo, ellas mismas reconocen que este desafío es diferente. "Surgió en medio de la emergencia y es una forma de ayudar a toda la comunidad, a los médicos y a los que se atienden en la red de salud —señaló Marisel—. Hay mucho sentimiento puesto acá y es todo un esfuerzo para responder a la ciudad y devolver la ayuda que nos han dado más de una vez a través de la formación y los equipos".

Es que si bien otras veces ellas recibieron ayuda e incluso subsidios para comprar las máquinas con las que hoy cosen, esta vez no hubo ni adelanto para comprar las telas. "Tuvimos que hacer el esfuerzo, comprar todo el material, la telas y los elásticos y empezar a producir, recién cuando nos paguen la entrega vamos a poder recuperar eso, para nosotros es importante hacer y poder responder", señaló la mujer, que suele hacer vestidos de fiesta, pero que por estas semanas todos los trabajos quedaron suspendidos por la pandemia y se pasa por lo menos ocho horas diarias confeccionando barbijos.

La logística

Mirtha Muñoz tiene 60 años. Fue empleada administrativa de ventas, vendedora y promotora de medicina prepaga, pero durante mucho tiempo quiso tener su propio emprendimiento. "Cuando me quedé sin trabajo, ahí tuve la oportunidad", señaló la mujer, que como sus compañeras se capacitó en el municipio y fue de a poco comprando todas las máquinas que hoy le permiten trabajar desde su casa.

"Hacer barbijos parece fácil, pero no es tan sencillo —cuenta—. Son chiquitos, llevan tiempo, mi marido y mi hija me ayudan a cortar, pero tienen un proceso de mucho detalle y muchos pliegues".

Lo cierto es que ahora, en plena pandemia, lo que más las preocupa es la logística, tanto para tener todos los materiales como para garantizar la entrega.

"Tenemos pedidos los elásticos a la ciudad de La Plata, ahora estamos viendo cómo hacemos para que lleguen a Rosario con el tema del aislamiento y las suspensiones de servicios", señaló Mirtha, aunque aseguró que ya trabajan con el municipio para "encontrar la forma y garantizar la producción".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario