La ciudad

Seguridad Vial no ve con buenos ojos que se venda alcohol en estaciones de servicios

Jorge Aymo, titular del organismo provincial, dijo que el mayor problema de liberar la venta de alcohol es la falta de efectividad de los controles

Miércoles 23 de Junio de 2021

El subsecretario de Seguridad Vial de la provincia, Osvaldo Aymo, expresó su preocupación por la posibilidad de que se vuelva a vender bebidas alcohólicas en las estaciones de servicios de Rosario, tal como lo reclaman los propietarios de esos establecimientos ayer en una reunión en el Concejo Municipal. "La manera más efectiva de controlar es que no se pueda vender alcohol", dijo.

“Tenemos legislaciones brillantes, muy buenas, de avanzada, prácticamente del Primer Mundo. Pero el problema más grave en la Argentina es quién controla el cumplimiento de esas leyes. Hace mucho tiempo, en un canal de Buenos Aires convocaron a un adolescente, le dieron una cantidad de dinero y lo mandaron a ver qué podía comprar de alcohol. Y filmaron todo lo que había comprado. Hicieron la misma experiencia en la provincia de Buenos Aires. La ley puede ser muy buena, pero si no hay control no tiene sentido”, remarcó Aymo.

En declaraciones al programa “El primero de la mañana” de LT8, el funcionario provincial se refirió a los argumentos de los dueños de las estaciones de servicios quienes propusieron que la venta de alcohol sea controlada, en determinado horario y para generar un ingreso económico extra en esos comercios.

En ese sentido, Aymo agregó: “Eso es muy relativo. En punto tienen razón. Si un maxikiosco puede vender a mansalva cualquier bebida, las estaciones quedan en situación de desventaja. Lo que yo veo difícil es que se pueda controlar la venta que proponen. Hay que revisar la ordenanza, pero con un trabajo serio de los concejales y ellos determinarán la posibilidad de cambiarla o no. La manera más efectiva de controlar es que no se pueda vender alcohol”.

“Me preocupa mucho ir para atrás con una ordenanza que rige desde hace mucho tiempo. Me parece que sería interesante hacer otras consideraciones. A finales de los noventas formé parte de grupos de padres autoconvocados que luchábamos por realizar los controles de alcoholemia. Yo vivía en San Lorenzo, y en su momento propusimos prohibir la venta de bebidas alcohólicas en kioscos, maxikioscos y demás. Entonces apareció la cámara que los nucleaba y planteó que la actividad de estos comercios se vería afectada porque la venta del alcohol representaba un ingreso económico importante. Ahí pensé que estábamos más grave de lo que creía”.

El pedido de los estacioneros

Los propietarios de estaciones de servicios le pidieron al Concejo Municipal autorización para volver a vender bebidas alcohólicas, algo que está prohibido expresamente por una ordenanza de 1998. El presidente de la Cámara de Estaciones de Servicios de Rosario (Cesgar), Daniel Giribone, recordó que la entidad presentó un proyecto en octubre del año pasado para que se modifique la ordenanza Nº 6.625 que prohíbe la venta de alcohol en las estaciones de servicios y que fue impulsada por la administración de Hermes Binner.

Este martes, los representantes de Cesgar se reunieron con los concejales de la Comisión de Gobierno del Concejo Municipal que dio luz verde a la normativa que impide el expendio de bebidas alcohólicas en las estaciones de servicios. Allí, los dueños de los surtidores entregaron oficialmente el pedido para que esa ley sea modificada y ahora todo está en manos de los ediles.

Giriboni brindó los argumentos del pedido que hicieron al Concejo. “Esto es consecuencia de los momentos críticos que estamos viviendo en la parte económica. Estamos buscando algunas alternativas más para aumentar los ingresos que tuvimos en las tiendas. Todos estos años estuvimos sin necesidad de molestar con un pedido como éste, pero ahora vemos que puede ser una alternativa para generar más ingresos”, señaló.

“Además de la parte económica, nuestro pedido se basa en que no queremos vender para que se consuma dentro de las estaciones de servicio. Sería sólo para llevar en un horario acotado, con trazabilidad. El que venga a comprar tendrá que dejar su número de DNI en el ticket. Será una venta controlada. Hicimos un trabajo importante para argumentar nuestro pedido”, agregó.

Al ser consultado si esa iniciativa no entra en contradicción con la ordenanza que establece “alcohol cero” y en otras normas que buscan mayor seguridad vial, Giriboni respondió que la iniciativa “es compatible. Después que se prohibió la venta en las estaciones de servicios, los accidentes aumentaron un 75 por ciento. Los siniestros se producen en horarios en los que no vamos a vender alcohol, entre las 4 y las 8 de la mañana. Esos son datos que obtuvimos de la Agencia Provincial de Seguridad Vial y del Sideat”.

“Hicimos un relevamiento de todos los pueblos de la provincia y en el 91% se vende alcohol. Hemos investigado Francia, España, Estados Unidos, Brasil, Colombia, Portugal e Italia y en todos lados se vende alcohol. A las estaciones de servicios las estigmatizan como si fuéramos los causantes de los accidentes y no es así. Tanto los supermercados como los kioscos venden alcohol. Queremos estar en un pie de igual como el resto”, subrayó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario