La ciudad

Seguirá preso el joven que chocó y mató a un hombre en la zona sur

La jueza le dictó prisión preventiva por el plazo de dos años mientras se sustancia el juicio y le imputó el delito de homicidio simple.

Martes 12 de Marzo de 2019

En la esquina del choque no quedaron huellas de frenada, el utilitario de la víctima fue arrastrado más de 30 metros y el conductor que lo embistió tenía el hábito de circular a alta velocidad por la misma avenida. Esos elementos enumeró la jueza Marcela Canavesio al dictarle la prisión preventiva por dos años a Gastón Abraham D., el joven que la semana pasada atropelló y mató a Fabián Cragnolino en San Martín y Garibaldi. Quedó imputado de cometer un homicidio simple y esbozó un pedido de disculpas: "Antes que nada pido perdón".

Desde temprano, la explanada de acceso al Centro de Justicia Penal se pobló ayer de carteles reclamando justicia por la muerte de Cragnolino, tesorero de la comuna de Ibarlucea y empleado de la empresa Lime. "Ibarlucea pide justicia por Fabián", decía un pasacalle bajo el cual se reunió casi un centenar de personas. "Se pudo evitar. No fue un accidente, fue un asesinato", decían las consignas que sostuvieron en alto más de dos horas.

La audiencia imputativa a D. arrancó puntualmente a las 9 en una sala del segundo piso. El joven de 21 años fue acusado por la fiscal Valeria Piazza Iglesias como autor de un homicidio simple con dolo eventual. Esto quiere decir que se representó la posibilidad de causar una muerte y a pesar de eso continuó con una conducta calificada de "temeraria". Se trata de una figura penal con 8 a 25 años de prisión, más grave que el encuadre culposo (cometido con negligencia) que suele aplicarse a los siniestros viales.

Embed

El siniestro

La sala estaba colmada de allegados a Cragnolino, un hombre de 40 años y padre de tres chicos de 4, 7 y 10 años. Junto a la fiscal se sentó su esposa, Julia Coria, quien prevé constituirse como querellante en la causa penal. Piazza Iglesias arrancó su exposición con una descripción detallada del momento del impacto.

Fue el miércoles pasado a las 22.45, cuando D. circulaba en un Ford Focus gris patente PGM 688 por avenida San Martín hacia el sur. Al llegar al cruce con Garibaldi, "sin accionar los frenos", impactó de frente contra el utilitario Renault Kangoo del tesorero.

Cragnolino trabajaba en la supervisión del servicio de recolección de residuos de Lime y recién comenzaba a atravesar la avenida. El Focus dio de lleno contra la parte delantera izquierda del utilitario y lo arrastró a lo largo de 36 metros hasta terminar sobre el cantero central. El tesorero falleció en el momento a causa de traumatismos múltiples. D. fue derivado al Heca con un golpe en la cabeza, obtuvo el alta y el viernes fue detenido en su casa de Laprida al 4200, a la vuelta de la esquina del siniestro.

La fiscal planteó que iba a una "velocidad inusitada" que aún debe ser determinada por la pericia accidentológica. Insistió en que corría de una manera "despiadadamente rápida" y dijo que "no frenó en ningún momento".

"Lo más grave es que la conducta es habitual. Hace pruebas de velocidad por avenida San Martín", detalló la fiscal antes de mencionar un video del conductor, subido a redes sociales, en el que se filmaba a sí mismo al volante: "Ay, pruebo la cupecita. Voy a 160, 180. ¡Cuando lo vea mi familia cómo se va a poner!", dice D. en ese registro del 31 de diciembre de 2017.

"Hecho aislado"

Los defensores de D., José Luis Abichaín Zuaín y Sebastián Pla, realizaron sus planteos. "Se está confundiendo espectacularidad con un tipo penal", dijo Abichaín sobre el encuadre doloso. "Se trató de un hecho aislado que no se condice con la vida de mi defendido", añadió. Ofreció una vivienda como fianza a cambio de su libertad o que quede detenido por 30 días.

La jueza —que le llamó la atención al acusado porque murmuraba improperios— resolvió que permanezca en prisión preventiva por el plazo legal de dos años, revisable cada 90 días. Mientras tanto continúa, de cara al juicio, una investigación que la fiscal estima concluir en un mes.

Para Canavesio, la mecánica del hecho es "incompatible con una maniobra de freno" y todas las evidencias dan cuenta de un "patrón de conducta": "Autos preparados, sin escape, videos donde se filma jactándose de su desprecio por la vida ajena. Esta marcha alocada excede la imprudencia. Es habitual, desmesurada y temeraria", remarcó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});