La ciudad

Se viene una semana con temperaturas agobiantes: aconsejan tomar precaución

Ola de calor. Rige un alerta amarillo y no se esperan lluvias importantes al menos para los próximos cinco días. Anuncian máximas cercanas a los cuarenta grados.

Lunes 18 de Enero de 2016

Con Niño o sin Niño, enero siempre se sale con la suya y también este año promete traer una ola de calor. Para esta semana, todos los sitios de pronóstico coinciden en que habrá que buscar alivio como sea para soportar máximas que escalarán hasta por arriba de los 40 grados, con mínimas también muy altas que conspirarán contra el enfriamiento de las casas y el merecido descanso. Por ahora con un alerta sólo amarillo —que indica la necesidad de tomar precauciones especiales para soportar el clima— las recomendaciones insisten con “beber mucha agua durante todo el día, consumir alimentos frescos como frutas y verduras, evitar bebidas alcohólicas e infusiones calientes, usar ropa suelta de colores claros y tomar líquidos antes, durante y después de cualquier actividad al aire libre, además de protegerse del sol”.
  Podrá no ser una novedad, porque ya se sabe que lo esperable en verano es el calor, pero sin duda que el tiempo será tema de conversación insoslayable a lo largo de toda esta semana.
  Si no se equivocan los sitios especializados en clima, la temperatura tendrá un “crescendo” progresivo a partir de hoy. Los pronósticos más cautos, como los del Servicio Meteorológico Nacional y el Canal del Tiempo, prevén máximas de entre 36 y 38 grados al menos hasta el viernes.
  Otros, como el Wind Gurú o el Freemeteo, auguran marcas todavía más extremas: de 40 grados hasta 47. Sí, leyó bien, 47.
  Pero a no desesperar: para ayer se habían pronosticado 35 grados, pero las nubes lograron el milagro de bajar la temperatura de los 32,5, que se registraron a las 13, a los 27,6 que el termómetro mostró a las 17.

Recomendaciones. Durante el fin de semana, el Servicio Meteorológico Nacional ya emitió un alerta amarillo para Rosario y Buenos Aires, las dos únicas ciudades del país donde se implementó el sistema de vigilancia que vincula temperatura y salud, correlacionando las marcas máximas y mínimas con la mortalidad diaria en ambas localidades, entre el 2001 y el 2011.
  El sistema de olas de calor, tal es su nombre técnico, tiene como principal objetivo “anticipar a la población, con la mayor antelación posible, situaciones meteorológicas extremas y sus posibles efectos en la salud y mortalidad” de modo de aumentar los recaudos.
  En pocas palabras, el alerta advierte que una ola de calor “puede ser peligrosa para los bebés y niños pequeños, personas mayores de 65 años o aquellas que tienen enfermedades crónicas”.
  Por eso también recuerda que “muchos de los decesos frente a las altas temperaturas pueden ser prevenibles si se toman en cuenta unas pocas y simples precauciones”.
  A partir de esa premisa, el Ministerio de Salud de la Nación aconseja “tomar mucha agua durante todo el día, consumir alimentos frescos como frutas y verduras, evitar las bebidas alcohólicas y las infusiones calientes, usar ropa suelta de colores claros y tomar líquidos antes, durante y después de cualquier actividad al aire libre, además de protegerse del sol”.
  En cuanto a los lactantes, se sugiere darles el pecho con más frecuencia de lo habitual y a los nenes pequeños hacerles beber agua fresca y segura, y ponerlos en lugares frescos y ventilados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario