La ciudad

Se suman distintas propuestas para plasmar en el edificio de La Favorita

Además de lo comercial, plantean la instalación de escuelas artísticas, centros culturales o museos relacionados a temáticas de interés en la ciudad

Viernes 30 de Abril de 2021

Mientras la Asociación de Amigos de calle Córdoba propone conformar un consorcio de al menos 25 empresarios locales para gestionar el edificio que deja Falabella, surgen otras iniciativas e inquietudes en torno a la emblemática locación de Sarmiento y la peatonal, que para materializarse implican su expropiación por parte del Estado. Esos proyectos pivotean sobre la articulación público-privada y van desde la instalación de escuelas de arte, por las cuales la provincia paga hoy abultadas sumas en concepto de alquiler, hasta la apertura de un centro cultural y museos relacionados a temáticas de la ciudad, de la historieta, de las mujeres obreras, de la historia y de la memoria.

En ese sentido, el diputado provincial Oscar Martínez presentó en la Legislatura santafesina un proyecto de ley para declarar de “utilidad pública” y sujeto a expropiación el inmueble, al que postula poner en valor a través de un plan estratégico con dos pilares “no excluyentes entre sí”. Por un lado, su adecuada explotación comercial, “respetando las características estéticas e históricas de la zona” y, por otro, “su uso con fines culturales, pudiendo articular el sector público con el privado”.

Martínez planteó que tras el anuncio de cierre por parte de la cadena internacional, “es necesario tomar medidas urgentes para que no pase mucho tiempo antes de que en esa esquina vuelva a funcionar una propuesta comercial y/o cultural que sostenga la vida económica, patrimonial y tradicional de la zona”.

El diputado de extracción justicialista puso como antecedente exitoso de la articulación entre Estado y particulares, la experiencia del paseo de compras Patio Olmos, en la ciudad de Córdoba, antiguamente penitenciaría para mujeres del Buen Pastor. “Fue la decisión política del gobierno provincial, encabezado por Juan Manuel de la Sota, la que llevó en el año 2001 a comprar ese inmueble a la Orden Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor, y a partir de allí se iniciaron una serie de obras y puesta en valor que culminaron con su inauguración en 2007”, expuso Martínez, quien subrayó que ahora el lugar es un polo de atracción para vecinos y turistas, además de fuente de empleo para cientos de personas.

El legislador fue más allá y averiguó cuánto le sale a la provincia de Santa Fe el pago de alquileres a terceros para que funcionen tradicionales instituciones educativas relacionadas con distintas disciplinas artísticas que pergeña podrían mudarse al edificio de la ex Favorita.

El complejo Vigil de zona sur, por ejemplo, alberga a tres escuelas que le insumen a la provincia el pago de un canon mensual de 960 mil pesos, de acuerdo a un contrato que vence en noviembre próximo. Se trata de las escuelas de Artes Visuales “General Manuel Belgrano”, la de teatro “Ambrosio Morante”, y la de cine y televisión, Nº 3.021, que funcionan en Alem y Gaboto del barrio Tablada.

Por otro lado, en el centro se encuentra el instituto superior del Profesorado de Música “Carlos Guastavino”, ubicado en Santa Fe 1154 y por el que se abona un alquiler mensual de 160 mil pesos, a lo que debe sumarse la escuela de Música que también funciona allí y demanda una inversión de 320 mil pesos mensuales, siempre según Martínez. Por último, se cuenta el instituto superior de Danzas “Isabel Taboga”, de Sarmiento 1164, cuyo alquiler asciende a 280 mil pesos por mes.

Una de las ideas de Martínez es que estas instituciones educativas artísticas, todas o algunas de ellas, se muden al centenario edificio de Sarmiento y Córdoba, lo que implicaría darle usos distintos al espacio que fuera tradicionalmente sede de una megatienda. No es el único que piensa nuevos aires para el inmueble.

Museos bien rosarinos

El periodista, Horacio Vargas, editor de Rosario 12 y de la revista cultural Barullo, lanzó hace tres semanas una petición pública a las autoridades municipales y provinciales, a través de la plataforma digital Change.org, para expropiar la ex Favorita y transformarla en un museo de la ciudad “y temáticas afines”. Ya cosechó 250 adherentes, aunque también detractores, que dejan sus comentarios en la web y a los que Vargas interpreta como exponentes de la cultura rosarina.

“Surgió como la idea personal de un tipo al que le interesa la cultura de la ciudad porque éste es un bien simbólico. Mi temor es que mas allá de que las fuerzas comerciales se pongan de acuerdo para llevar adelante otro emprendimiento privado, en junio o julio nos encontremos con el local cerrado”, recordó el periodista sobre las motivaciones de su “delirio de pandemia”.

La tienda que dejará Falabella en mayo le parece un buen lugar para mudar el Museo de la Ciudad que hoy funciona en el Parque Independencia, al que encuentra demasiado chico para el volumen de historia de Rosario. Además, dijo, podría haber un museo del humor, o de la historieta, en un territorio que se jacta de ostentar varios exponentes del género, entre los que destaca sin dudas Roberto Fontanarrosa, o un espacio para dar cuenta de la lucha de las mujeres obreras, hoy invisibilizada.

Petición para expropiar y transformar la ex Favorita

Son espacios que pueden convivir, siempre y cuando la provincia concrete la expropiación, una palabra que a algunos asusta y parece maldita cuando es una denominación técnica”, ensayó Vargas, quien admitió haber abierto un debate, en el que por lo pronto pierde “por goleada”, a juzgar por las opiniones de la gente. No obstante, citó como ejemplos potables el del Centro Cultural Kirchner y el de las Galerías Pacífico, ambos en Buenos Aires.

Dudas sobre las razones de la partida

“Por qué te vas, por qué me dejas”. Ese título de la canción que interpretaba César Banana Pueyrredón en los noventa se equipara con las dudas que tiene el diputado Carlos del Frade sobre las verdaderas razones de la salida del grupo multinacional Falabella de la ciudad. “La decisión no parece estar relacionada con cuestiones económicas, ya que el volumen de negocios de la firma, de acuerdo a sus propios balances presentados en los últimos años, muestran una evolución considerable”, planteó el legislador por el Frente Social y Popular (FSP) al elevar un pedido de informes a la Legislatura.

“En 2018 estaba en el puesto 158º entre las mil empresas que más facturan en la Argentina, y un año después se ubicó en el puesto 116º, pasando su facturación de 12.789 a 25.644 millones de pesos. Un extraordinario movimiento económico que sitúa la decisión del cierre y el consiguiente despido de 110 trabajadores en una racionalidad totalmente diferente, y que sería fundamental conocer con claridad y en profundidad”, argumentó Del Frade.

Y cerró con contundencia: “Queremos conocer cuál es el estado del grupo con respecto a sus responsabilidades impositivas con el Estado provincial, e incluso con los municipios vinculados a sus actividades. También es preciso conocer qué tipo de medidas o convenios se vienen estableciendo entre el Estado santafesino y Falabella con respecto a esas deudas, en caso de existir”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario