La ciudad

Se recupera el rosarino que quedó internado tras el atentado en EEUU

Así lo confirmó el gobernador Miguel Lifschitz, quien lo visitó en el hospital de Nueva York donde evoluciona favorablemente

Miércoles 08 de Noviembre de 2017

En su visita por Nueva York, el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, participó de un acto homenaje a las víctimas argentinas en el lugar del atentado terrorista del martes pasado junto con el presidente Mauricio Macri y autoridades locales. Además, el mandatario provincial aprovechó la oportunidad para visitar a Martín Marro, el rosarino que reside en Boston, que sobrevivió a la terrible tragedia y todavía continúa internado, aunque presenta síntomas favorables de evolución.

"Estuve con él, su señora y su hermana. Gracias a Dios se está recuperando bien. En el centro médico nos dijeron que estuvo grave, pero en estos días será enviado a una habitación común ya que no presenta mayores inconvenientes en su mejoría", comentó el gobernador.

Tras ese encuentro con Marro, Lifschitz se encargó de destacar el "enorme corazón" y la "valentía" que están exhibiendo estas familias para enfrentar este trance durísimo, en el que murieron cinco rosarinos. "Es admirable la fuerza de esta gente. Los noté muy enteros. Son el apoyo que realmente se necesita para salir adelante", remarcó el mandatario provincial.

Lifschitz resaltó que esta vez "el terrorismo, con su violencia irracional, nos golpeó muy duro, muy cerca, y dejó víctimas inocentes, con familias desamparadas, que quedaron en situaciones realmente dramáticas".

Durante el paso por Estados Unidos, Lifschitz estuvo junto al presidente Macri y los gobernadores Gustavo Bordet (Entre Ríos); Juan Schiaretti (Córdoba); y Omar Gutiérrez (Neuquén), y se reunieron con inversores de firmas líderes estadounidenses en la sede de BlackRock.

Las últimas despedidas

En tanto, en Rosario, la angustiante jornada de ayer sirvió para darle la despedida final a las víctimas del atentado terrorista. Con un respetuoso silencio como telón de fondo, lágrimas sin consuelo y expresiones de dolor que se multiplicaron por las características de la escena, familiares, amigos y allegados se acercaron para acompañar las tristes partidas, en una ciudad que se mostró conmovida —y también muy respetuosa—, por la tragedia.

A las 8.15, los coches fúnebres que trasladaban los cuerpos de Hernán Mendoza y Hernán Ferruchi salieron de la casa velatoria Caramuto, ubicada en Córdoba al 2900. El cortejo, escoltado por dos móviles de la policía provincial, se dirigió al crematorio de Villa Constitución.

Vale recordar que junto a Mendoza y Ferruchi, también fueron velados en Caramuto, Alejandro Pagnucco, que fue trasladado al cementerio La Piedad; y Diego Angelini, quien fue enterrado ayer por la tarde en el cementerio de Disidentes en una ceremonia íntima.

Alrededor de 24 horas se extendió la ceremonia velatoria en esta reconocida casa del macrocentro rosarino, que cobijó a tanta cantidad de asistentes que la Municipalidad de Rosario tuvo que implementar operativos especiales de control urbano y de tránsito para que todos los amigos y allegados pudieran acercarse a cruzar un abrazo, o a expresar su adiós.

Durante los traslados, los seres queridos, exhibieron su profunda congoja, y acompañaron los rituales de entierro con un enorme silencio de respeto y lágrimas desgarradoras.

La lluvia de la mañana fue una invitada inesperada que no logró disimular las inmensas muestras de afectos que se llevaron estos rosarinos. Las más puras y crudas expresiones de amor acompañaron la despedida final.

En tanto, Ariel Erlij fue velado en el cementerio privado El Prado, de la vecina localidad de Pérez. Donde también se repitieron innumerables señales y gestos de "tremendo dolor", "angustia", y "consternación" por el ataque terrorista que se llevó abruptamente la vida de cinco rosarinos que estaban festejando 30 años de egresados del Politécnico.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});