La ciudad

"Se probó de forma preliminar que el conductor se habría desvanecido"

El juez Javier Beltramone, que interviene en el accidente en el que murieron dos mujeres, dijo la se deberá investigar por qué se le renovó la licencia a una persona que fue sometida a una compleja cirugía.

Martes 17 de Febrero de 2015

 El juez en lo penal Javier Beltramone, quien interviene en el caso del automovilista que atropelló y mató a dos mujeres el viernes pasado, afirmó que esa persona enfrentará un juicio por homicidio culposo "agravado por el resultado de dos personas muertas y una herida", y aclaró que le concedió prisión preventiva domiciliaria "porque se trata de una persona que está operada de un cáncer" y que "no representaba peligro de fuga o de entorpecimiento de la investigación".

En declaraciones al programa "El primero de la mañana" de La Ocho, el magistrado que investiga las circunstancias que rodearon al siniestro ocurrido el 27 de Febrero y Liniers, expuso los argumentos que llevaron a concederle prisión domiciliaria al conductor del auto.

"Otorgué prisión domiciliaria el término de 30 días con permiso para ir a trabajar. Esta persona había sido operada hace dos años para extraerle un tumor en el lóbulo del oído izquierdo. Al ocurrir el accidente, este hombre volvió a golpearse la cabeza y tuvo que ser trasladado de inmediato a un hospital, y desde allí aconsejaron que debía ser revisado otra vez por aquella intervención a la que había sido sometido", agregó Beltramone.

Según el juez, la medida cautelar de prisión preventiva "es por 30 días, pero también se le quitó el carné de conducir por tiempo indeterminado. Los análisis de alcohol y de sustancias tóxicas dieron negativos. Es una persona que iba a trabajar".

Beltramone aclaró que el automovilista está acusado, según la imputación que formuló la Fiscalía, de "homicidio culposo. Eso quiere decir que esta persona cometió algo que le puede pasar a cualquier persona. Lo que se ha probado en esta instancia preliminar de la investigación es que esta persona se habría desvanecido como consecuencia de un cáncer del que había sido operado en el instituto Fleni. Se acompañaron todas las documentaciones y a consecuencia de este desmayo perdió el control del vehículo con el trágico desenlace".

"Para la Fiscalía tampoco significó lo que se da en llamar conducción temeraria, como el caso de las personas alcoholizadas al volante o que evidencian desprecio por la vida y manejan a una velocidad altamente excesiva a la permitida. Este es un caso de culpa simple. Más allá de lo espectacular del hecho lamentable en el que murieron dos personas, para la propia Fiscalía no hay indicios de que esta persona (con dosaje de alcohol negativo) haya actuado con dolo", agregó.

Beltramone dijo que no tiene "la menor duda de que la Fiscalía investigará" por qué se le concedió una licencia de conducir a alguien que había atravesado una operación de esas características.

"Todos eso lo tiene que investigar la Fiscalía. Eso probablemente confirme su situación procesal o la puede agravar. Hasta que uno no tenga esos resultados, tiene que manejarse con lo que tiene en este momento", añadió para luego completar con que aún faltan los resultados de las pericias mecánicas del vehículo para establecer la velocidad a la que circulaba.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario