La ciudad

"Se murió Adrián, pero podríamos haber muerto los seis arriba del escenario"

Joel Pereyra, cantante de Raras Bestias, cuyo bajista murió electrocutado en un recital en el Café de la Flor, rompió el silencio. Habló de los abusos que sufren los músicos.

Jueves 29 de Octubre de 2015

Joel Pereyra, cantante de Raras Bestias, habló por primera vez en forma pública acerca de la trágica madrugada del 12 de octubre en El Café de la Flor. Esa noche, mientras la banda brindaba un concierto, el bajista del grupo, Adrián Rodríguez, recibió una descarga letal de electricidad. Ningún integrante del grupo había hablado hasta el momento de la tragedia ni de las condiciones o abusos a los que son sometidos los músicos de Rosario para tocar. 

"Esto podría haber ocurrido en cualquier lugar. Le pudo pasar a cualquiera. Nos podríamos haber muerto los seis arriba del escenario", sostuvo Pereyra.

En tono sereno, y muy reflexivo, el vocalista recordó en una nota con el programa "Todos en La Ocho" aquel momento en el murió su amigo. "Fuimos a tocar como cualquier noche. El show venía normal. Al finalizar el octavo tema de los once que íbamos a interpretar, Gonzalo, que es uno de los guitarristas, quiso saludar o dedicar una canción. Cuando agarró el micrófono, que era el que utilizaba yo, se quedó electrocutado. Pensábamos que era una de las monerías de las que solía hacer Gonzalo en el escenario. Pero Adrián se dio cuenta de lo que estaba pasando, trató de ayudarlo y terminó recibiendo la mayor parte de la descarga eléctrica", rememoró el joven cantante.

En ese segundo, Joel era el que más cerca estaba de los dos. "Al ver que Adrián y Gonzalo se estaban quedando electrocutados lo primero que hice fue empujar Gonzalo, darle un golpe seco. Gonzalo cayó del escenario, pero la mayor descarga la recibió Adrián", añadió.

Pereyra sostuvo que esa era la segunda vez que tocaban en El Café de la Flor, pero que habían concurrido como público en numerosas ocasiones y "que nunca hubo problemas".

El cantante sostuvo que dos días después de la muerte de Rodríguez, el secretario de Control y Convivencia Ciudadana, "Pablo Seghezzo dijo el local estaba habilitado y tenía todo como correspondía. Al día siguiente, después de nuestro comunicado, salieron a decir que el disyuntor estaba puenteado, que no funcionaba".

"Nosotros no tenemos equipo de sonido propio. Además de que tuvimos que pagar para tocar, nos cobraban por el sonido y por el alquiler de un equipo de guitarra que necesitábamos", añadió.

"Uno nunca espera que suceda algo así, y menos lo vas a esperar  en un lugar de renombre como El Café de la Flor. Si uno está en el ambiente de la música sabe que El Café de La Flor era uno de los lugares de mayor renombre. No esperás que hagan semejante cosa. Uno piensa que en un lugar así, conocido, va a tener seguridad. Nunca pensás que un compañero tuyo pueda morir", agregó.

Pereyra contó que, tras el siniestro, los responsables del pub no se comunicaron con ninguno de los integrantes de la banda. "Ni siquiera un mensaje por Facebook nos hicieron llegar", agregó.

"Esto le pudo pasar a cualquiera. Se murió Adrián, pero también podríamos haber muerto los seis arriba del escenario. Nosotros vamos a tocar y nunca nos dan la seguridad de que no nos va a pasar nada", sostuvo.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS