La Ciudad

Se multiplican las veredas destrozadas y profundizan un plan para arreglarlas

El municipio realiza unas sesenta reparaciones por día pero entidades que nuclean a personas con discapacidad reclaman que las tareas también lleguen a los barrios.

Viernes 24 de Septiembre de 2021

Rosario no logra recomponer el mal estado de las veredas que afectan la transitabilidad de las personas, y más aún de aquellos que tienen algún tipo de discapacidad visual o motriz. Baldosas y mosaicos levantados, pozos imperceptibles pero que pueden ocasionar graves accidentes y huecos en las cajas de servicios públicos, lo que significa un peligro inminente a cada paso. La Municipalidad anunció un fuerte plan de obras.

En varios corredores de la ciudad, tanto en el centro como en los barrios más alejados, el mal estado de las veredas pone en riesgo físico a peatones, y más aún aquellos que padecen alguna discapacidad.

Más allá de que cada frentista tiene la obligación de mantenerlas, cada tanto se conocen reclamos judiciales que terminan en sentencias condenatorias contra la Municipalidad o prestadores de servicios públicos por estas falencias que generan algún accidente con consecuencias en la salud de los damnificados.

Es que según los resultados de los juicios, las aceras son parte del dominio público del Estado y se encuentran bajo su cuidado, con lo cual resulta responsable por sus condiciones. Si bien la administración local encaró un plan para subsanar estos inconvenientes, persisten.

Hacia fines de 2018 desde la Secretaría de Ambiente y Espacio Público admitieron que en los distintos distritos había unas siete mil veredas que fueron afectadas _según los reclamos relevados_ por el arbolado público, sobre todo por los daños que ocasionan las raíces.

La gestión de Pablo Javkin encaró un fuerte plan de obras que contempla unas 60 reparaciones semanales, de las cuales un tercio se lleva adelante en el centro, como por ejemplo en calle San Luis hacia el este, o el recamabio de la peatonal San Martín.

En las peores condiciones

Una de las personas que milita esta problemática es Mario Bus, quien fuera presidente de la Comisión de Accesibilidad de la Municipalidad entre 2002 y 2005. “Las veredas siguen estando en las peores condiciones, porque además nadie controla nada y tampoco se hacen rampas”, sentenció al ser consultado por este diario.

Según los relevamientos y trabajos que aún lo mantienen ocupado con esta y otras cuestiones relacionadas a la transitabilidad, entiende que si bien “todo el mundo se queja de las calles, nadie dice nada de las veredas”.

Y puso como ejemplo lo que le ocurrió a Marcelo Moyano, un discapacitado visual que sufrió un grave accidente. “Ahora está en sillas de ruedas porque metió el bastón en las canaletas de las rejillas de peatonal Córdoba y se quebró la cadera, no camina más y está en juicio contra la Municipalidad", indicó.

77958652.jpeg

En ese sentido, remarcó que son pocas las respuestas que se dan desde el Ente de la Movilidad. “Por el tema de las veredas rotas hasta pensamos en presentar un recurso de amparo en la Justicia, pero todo tiene un costo que no podemos afrontar. Y en los barios se nota aún más esta situación”, agregó Bus.

Discapacidad y obstáculos

En el Centro de Rehabilitación Nº 2014 Luis Braille (España 528), donde asisten personas con discapacidad y disminución visual, los alumnos consultados también manifestaron su preocupación por los obstáculos para la transitabilidad y los riesgos que representa el deterioro de las veredas.

Según indicaron desde la institución, “se han hecho multiplicidad de reclamos al Concejo Municipal por las veredas rotas, que representan riesgos no solo para las personas ciegas, sino para toda la ciudadanía”.

>> Ver más: Tras años de olvido, en octubre comenzarán los arreglos en la peatonal San Martín

Y recordaron que hacia fines de 2018 lograron que se aprobara una ordenanza (Nº 9.955) para colocar baldosas con guías en el frente de la escuela, pero nunca se realizó la obra. “Iba a ser de modelo, como una vereda educativa, pero nunca se hizo”, lamentaron los alumnos.

Si bien desde la escuela se destacó la obra en el Paseo del Siglo (se colocaron baldosas pododáctiles), eso no se extendió al resto de la ciudad. “En los barrios más alejados se observa un abandono notable de las condiciones de las veredas”, advirtieron.

Rampas, obstáculos y concientización

Tanto Bus como desde la escuela Luis Braille hicieron también un llamado de atención sobre la falta de controles en relación a los obstáculos que hay en la vía pública y que afectan la transitabilidad de la población.

“No hay control sobre bares y comercios en general, que deben dejar libre un metro y medio desde la línea municipal hacia la calle. Las personas ciegas usan el bastón para guiarse con la pared, pero hay mesas, sillas, cajones de verduras. La verdad es que nadie respeta nada porque no hay controles”, remarcó Bus.

77958649.jpeg

Además, recordó que en toda la obra de avenida San Martín, desde 27 de Febrero al sur, no se realizaron rampas, sino subidas para bicicletas. O en la plaza 25 de Mayo (Córdoba y Laprida), donde quedó inconclusa otra desde 2005, que se había proyectado frente al Correo Argentino.

>> Leer más: El tropezón que fue caída y ahora debe pagar el municipio

Para los alumnos de la escuela Luis Braille también hay mucho trabajo por delante. “El 15 de octubre es el Día del Bastón Blanco, y a partir de una ordenanza del 2016 se estableció que en ese marco se deben realizar campañas de concientización sobre la movilidad e inclusión de personas con discapacidad visual. En ese sentido también creen conveniente que la Municipalidad impulse reglamentaciones para que las nuevas construcciones contemplen el diseño universal desde la vereda sin altibajos, guías para las personas discapacitadas y que estén previstas las rampas en las escaleras de ingreso.

Plan de obras

Según informaron desde la Municipalidad, se encaró un fuerte plan de obras para reparar las veredas de la ciudad. Las intervenciones de la Secretaria de Obras Públicas ya se pueden apreciar en calle San Luis, de Oroño al río. También se trabaja en todo el tramo de la peatonal San Martín, con el recambio completo de las baldosas, desde Rioja a Mendoza.

También se sigue la reparación de veredas en ambas manos de avenida Pellegrini, desde bulevar Oroño hasta el río. Y de Oroño, en ambas manos, desde Pellegrini hasta el río. En el tradicional bulevar se completan las cuadras que faltan del cantero central, que comenzó a repararse en 2019.

En suma, se realizan 60 reparaciones por semana, a razón de 240 por mes, de las cuales un tercio aproximadamente corresponden al centro de la ciudad, donde también se sumó el programa Esfuerzo Compartido, con el arreglo de 20 veredas, cuyos frentistas compran los materiales y el municipio pone la mano de obra a través de cooperativas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario