La ciudad

Se instalarán puestos automáticos de recarga de tarjetas de colectivo

El proyecto contempla una distribución equitativa en los barrios de la ciudad, priorizando hospitales, edificios públicos y sectores alejados a los 750 puntos de recarga que hoy existen

Jueves 09 de Octubre de 2014

Se aprobó hoy en el Concejo municipal un proyecto de la edila María Eugenia Schmuck para que se incorporen terminales automáticas de recarga de Tarjeta Sin Contacto (TSC) en diversos puntos de la ciudad. “Es necesario propiciar diferentes medios para que todos los usuarios puedan acceder a la carga. En este sentido, estos puestos permiten su uso durante las 24 hs de forma automática, sin depender de horarios de atención ni de que el usuario esté bancarizado para la utilización del cajero automático y/o Homebanking”, explicó la concejala radical. 
 
Schmuck también consideró la necesidad de incorporar puestos automáticos ante la limitación de los puntos de venta actuales: "Son reiteradas las dificultades que tienen los vecinos para adquirir y recargar TSC, especialmente en los barrios. Los puntos de venta son escasos, operan con horarios restringidos y los fines de semana se hace prácticamente imposible conseguir tarjetas. A ello se le suma la escasez de monedas para el pasaje ocasional, que es de mayor costo. Al no poder acceder a la TSC, el usuario se ve obligado a recurrir al pago del boleto ocasional, lo que incrementa el impacto del costo del transporte”.
 
La iniciativa busca adoptar medidas que conlleven a un mejoramiento en los mecanismos de acceso a las operatorias relacionadas con el sistema de transporte, con el objetivo de promover un mayor uso del colectivo: "El acceso a la adquisición de la tarjeta es uno de los pilares del funcionamiento del sistema público de pasajeros, que, sin embargo, ha presentado recurrentes dificultades desde su implementación”.
 
No obstante, la concejala radical sentenció que "reconocemos, por supuesto, que la TSC es un mecanismo novedoso con grandes beneficios, permitiendo realizar cancelaciones fluidas, con un menor porcentaje de fallos y además, posibilitando personalizar las tarjetas, para un reintegro de saldo en caso de extravío o robo. Sin embargo, debemos profundizar la accesibilidad al sistema y apuntar a simplificar aún más la operatoria. Esta propuesta procura eso a través de un procedimiento muy sencillo, que consiste en acercar la tarjeta al lector e ingresar un billete por el monto que se desea cargar, recibiendo la información de la operación y el saldo en la pantalla y en un comprobante en papel”.
 
Dónde se localizarán
 
El proyecto contempla una distribución equitativa en todos los barrios de la ciudad, priorizando hospitales, edificios públicos y sectores alejados a los 750 puntos de recarga que hoy existen. “La definición de las ubicaciones deberá estar planificada para proveer del servicio en forma prioritaria a las zonas más alejadas del centro, donde la dificultad para conseguir puestos de recarga es mayor y desde donde más recibimos reclamos de los vecinos”, concluyó Schmuck.
 
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario