La ciudad

Se inauguró una muestra que recrea los cuadros robados del Estévez

En espera de la pintura de Murillo, recuperada el año pasado, el artista Román Vitali exhibe reproducciones de las obras sustraídas.

Domingo 11 de Agosto de 2019

En pocos días se espera la llegada al museo Estévez del cuadro “La asunción de Santa Catalina” de Esteban Murillo, recuperado a fines del año pasado. La obra de arte, que data del siglo XVII había sido sustraída el 2 de noviembre de 1983 por grupos de tareas de la última dictadura cívico militar, junto a otras cuatro pinturas.

Por este motivo, en el Estévez de arte decorativo se está realizando una muestra en la que se puede ver una reproducción “falsa” de cinco famosos cuadros robados (entre ellos el de Murillo), que está a cargo del artista Román Vitali.

La exhibición se llama “Los cuadros robados” y se podrá visitar hasta el 8 de septiembre en el museo de San Lorenzo 753, con entrada libre y gratuita.

La exposición fue presentada como el resultado de una investigación sobre las cinco obras sustraídas a esta sala de arte, en los años ochenta.

Robo millonario

Se espera que en las próximas semanas regrese a la ciudad la obra de Murillo, tras un largo periplo de décadas en manos de delincuentes que se dedicaban al robo de obras de arte.

“La asunción de Santa Catalina” estaba incluida en el lote de cuadros sustraídos el 2 de noviembre de 1983, poco antes de las 8. En esa oportunidad, tres personas vestidas con mameluco azul llegaron a la puerta del museo municipal y, a cara descubierta, encañonaron al empleado que se encontraba baldeando la vereda y redujeron a dos mujeres que vivían en la mansión, tal como refleja la crónica de La Capital de esa época.

Conociendo a la perfección el edificio, se dirigieron a las salas Francesa y Española donde descolgaron cinco cuadros y desarmaron los marcos para retirar limpiamente las telas. Además de la creación de Murillo, los ladrones se llevaron “Retrato de un joven”, de El Greco; “El profeta Jonás saliendo de la ballena”, de José de Ribera; “Retrato de Felipe II”, atribuida a Alonso Sánchez Coello; y “Doña María Teresa Ruiz Apodaca de Sesma”, de Francisco José de Goya.

Del suculento botín, valuado en 13 millones de dólares, ya se habían recuperado dos obras. El cuadro de Goya fue hallado en octubre de 1995.

La muestra

El viernes pasado, el Estévez inauguró la muestra con las reproducciones, a cargo de Vitali, de los cinco cuadros que fueron extraídos.

“Esta muestra va a recibir a Santa Catalina, y me convocaron porque estoy trabajando, como artista, en el tema los robos de piezas de arte en los museos”, explicó Vitali.

El pintor fue víctima de un robo cuando sustrajeron una de sus obras en el museo Castagnino. Desde entonces, investiga la temática del tráfico de piezas ilegales, y los archivos de Interpol como mecanismo de inspiración para sus obras.

Desde esa óptica, Vitali realizó una copia de las cinco obras que faltan del Estévez.

“Me apropié de ellas, les cambié el tamaño en algunos casos, y utilicé otros materiales. Los originales son pinturas al óleo, y yo usé bolitas de acrílico para dar vida a esas pinturas”, expresó el artista.

Para el cuadro de Goya, Vitali utilizó el marco original (que se hizo totalmente a mano) y colocó allí la copia que realizó.

A su vez, cada una de las obras de Vitali se encuentran expuestas junto a otros objetos alusivos a los robos, como por ejemplo cámaras de seguridad, o marcos vacíos.

El centro de la muestra es una sala completamente roja, donde hay que correr un telón, simulando el escenario de un teatro, para vver la copia del último cuadro recuperado (de Murillo), realizada por el artista local.

La directora del Museo Estévez, Analía García, contó que la iniciativa surgió ante la “tercera recuperación de las cinco pinturas que se llevaron”.

García remarcó la importancia de la restauración de la obra de Murillo, recientemente recuperada, que se logró a través Instituto de Investigación, Conservación y Restauración de Arte Moderno y Contemporáneo de la Municipalidad de Rosario.

En tanto, la obra de Murillo se está restaurando porque la encontraron con muchos tajos y otras “lastimaduras”, que se realizaron para analizar si se trataba de una pieza original.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario