La ciudad

Se desató una solapada guerra de aplicaciones para pedir el taxi desde el celular

En Rosario ya hay cinco apps que se disputan pasajeros y choferes. El tema tomó tal dimensión que hasta en el Concejo hay proyectos que buscan configurar una normativa.

Domingo 13 de Septiembre de 2015

Buscar con la mirada un taxi y levantar el brazo para pararlo o marcar siete dígitos en un teléfono para pedir una unidad suena cada vez más a otra época. El fuerte auge de las nuevas tecnologías logró que en Rosario al menos cinco aplicaciones para celulares se disputen choferes y pasajeros. El tema tomó tal dimensión que hasta que en el Concejo hay proyectos que buscan configurar una normativa. Mientras tanto, una solapada guerra de apps borra algunas conquistas del sector y beneficia al usuario, como no cobrar —de dos o tres pesos, según el horario y día— por el servicio adicional que implica de que la unidad vaya hasta donde se encuentra el cliente. Y poco a poco gana visibilidad una pelea de promociones asociadas a otros servicios y productos.

   La batalla en la ciudad no es entre taxistas contra la brasileña Easy Taxi, que está modificando el negocio en todo el mundo, sino entre aplicaciones que buscan ganar un mercado en el que choferes y usuarios adoptan rápidamente estas tecnologías.

   Desde las empresas de radiotaxi, que se subieron con desarrollos rosarinos, denuncian que las compañías extranjeras no cumplen con la normativa vigente para funcionar con servicios públicos, no generan trabajo ni pagan impuestos.

   Por lo pronto, muchos propietarios, choferes y usuarios de taxi adoptaron rápidamente el desembarco de esta modalidad para conectar taxis y pasajeros, que está cambiando con velocidad la logística e intermediación en el rubro.

De acá. De las cinco ofertas hoy disponibles en Rosario: Easy Taxi, SaferTaxi, Taxi Guardian, Pedí tu taxi y Taxivoy, las tres últimas son rosarinas y dos de ellas están asociadas a operadoras de radiotaxi. Estos empresarios locales encontraron en esta oportunidad una posibilidad de desarrollo en Latinoamérica, donde ya están dando algunos pasos.

   El arribo de estas aplicaciones, vía las plataformas de Google Play o Apple Store, principalmente, desató hasta quema de gomas en países como Francia, donde persiste al mismo tiempo una feroz disputa con otras aplicaciones colaborativas como Uber, que permite a sus usuarios una red de transporte que conecta los pasajeros con los conductores de vehículos registrados en el servicio.

   En Argentina, ante el inminente desembarco de Uber y otras aplicaciones, los empresarios de radiotaxi porteños lograron que el gobierno local bloqueara formalmente su llegada por cinco años. Casi en paralelo, cada firma prácticamente desarrolló su oferta propia.

   En Córdoba, las empresas de radiotaxi denunciaron a choferes que una vez que se bajaban de la unidad continuaban operando mediante la aplicación con vehículos particulares, por fuera de cualquier normativa relacionada al servicio público.

   En Rosario también hay taxistas, remises —y de los truchos— que utilizan otras aplicaciones como Whatsapp para fidelizar clientes. Las unidades que operan en la ciudad están obligadas a utilizar un equipo de radiotaxi. Actualmente hay unos 4.000 taxis y 10.000 choferes.

   Los directivos de las empresas locales que crearon aplicaciones para taxi resaltaron que el fenómeno “sumó” un cliente, se incorporó una franja de jóvenes que son nativos digitales, a los que la opción de marcar siete dígitos en sus celulares y esperar que los atienda una operadora les resulta “difícil”.

   Los desarrolladores rosarinos creen que “hay lugar para todos”, al mismo tiempo que admitieron que se acelera una transformación de una parte del servicio público y del negocio, sobre todo para las firmas de radiotaxi. Aunque para José Tornambé, de Catiltar, todos deben cumplir las reglas vigentes. Así, destacó que Easy Taxi estaría por fuera de esa normativa.

   “Es bienvenida la competencia, pero el que quiera estar que cumpla las normas, porque nosotros pagamos los impuestos locales y provinciales, tenemos controles hasta si trabajamos en Navidad, y a ellos nadie les pide un requisito”, apunto Leandro Zambrano, titular de la app Pide tu Taxi, aplicación a la que se asociaron Su Radio, Fono Taxi, Taxi Rosario y Radio Taxi 380 mil.

   Los usuarios, por su parte, comenzaron a verse beneficiados, porque muchos de los taxistas que operan con aplicaciones no les cobran el adicional por ir a buscarlos, como ocurre con el radiotaxi y está estipulado en la ordenanza vigente. Decisión que puso en debate la estructura de costos que se discute para establecer las tarifas, sobre todo las diferenciales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS