La ciudad

Se derrumbó parte del espigón abandonado en la costanera norte

Se cayó ayer una franja de casi 150 metros por 4 metros de ancho. Clubes de la costa volvieron a exigir una solución para ese balcón al Paraná

Lunes 05 de Marzo de 2018

Pese a las innumerables reclamos de los clubes de la costanera norte y promesas de distintos gobiernos, ayer por la tarde se cayó parte del espigón que se encuentra a la altura de calle Maciel. Una franja de unos 70 metros de largo por cuatro metros de ancho del paseo público, que se interna en el Paraná y que lleva décadas abandonado y cerrado al público, se desplomó sobre el agua. No hubo heridos. Sólo dos veleros se vieron afectados por el desprendimiento de material.

LaCapital dio cuenta en diciembre pasado, una vez más, de la desidia y de los planteos de clubes de la costanera norte, que hoy volverán a pedir una reunión con funcionarios para tratar el tema. Así lo confirmó Eugenio Aguirre, presidente de Amistad Marina.

Resaltaron ayer, preocupados, que de no apuntalar la estructura continuarán los desprendimientos. Explicaron que al ceder parte de los chapones que revisten el paseo se acelerará la salida de la arena que su interior tiene como relleno.

Socios de los tres clubes que dan a la caleta (Club de Vela, Amistad Marina y Cirse) coincidieron en que no hubo que lamentar víctimas porque el intenso calor desalentó a los pescadores que a diario tiran allí sus cañas y líneas. Pero con la llegada del atardecer, comenzó la llegada incluso de curiosos, que sorteaban el ingreso, y se acercaban a ese balcón olvidado de la ciudad, sin advertir el peligro al que se exponían. "Sólo vino Defensa Civil a cortar la luz del espigón", apuntó un directivo de Amistad Marina, al ser consultado si se habían acercado a la zona funcionarios o autoridades para constatar lo ocurrido.

Los empleados de los tres clubes y socios trabajaron durante toda la tarde de ayer para reacomodar embarcaciones y postes previendo más derrumbes.

El espigón de calle Maciel es la continuación del puente peatonal que cruza sobre la avenida Colombres, a la altura del 1000. Desde los clubes ya habían advertido que por las sucesivas crecidas del río y la falta de mantenimiento se fue desmoronando, pero ayer se desprendió un bloque importante del paseo y temen que se acelere la caída del resto de la infraestructura.

La Secretaría de Obras Públicas del municipio dijo en diciembre pasado que había contratado una consultora privada para que evalúe las causas de la aparición de fisuras y hundimientos en las veredas de la costanera norte. Habían pasado seis años de la última promesa de un proyecto para recuperar el muelle. Los socios de los clubes recordaron ayer otra iniciativa oficial en la que se había prometido una millonaria partida para arreglar ese balcón al Paraná.

Sin embargo, las rejas oxidadas, alambres, postes de luz casi caídos, yuyos crecidos entre las baldosas y ahora una grieta profunda sobre el espigón exponen que nada de eso avanzó desde su clausura, que se respeta muy poco.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario