La ciudad

Se demora la salida del hospital de Benjamín, el nene baleado en la cabeza

El pequeño de ocho años que fue baleado en la cabeza el 17 de agosto pasado tuvo una buena recuperación, pero como ahora tiene vómitos aún no se sabe cuándo tendrá el alta hospitalaria.

Martes 03 de Septiembre de 2019

La salida del hospital de Niños de Benjamín Biñale, el nene de ocho años que recibió en la cabeza una bala perdida, se va a demorar unos días más. Así lo expresaron tanto la directora del Hospital de Niños "Víctor J. Vilela", Viviana Esquivel, como Javier, el padre del chiquito que el pasado 17 de agosto ingresó en grave estado y evoluciona bien, aunque aún no se conoce cuando tendrá el alta hospitalaria.

Viviana Esquivel, directora del Vilela, le dijo a La Capital que "Benjamín está afebril. Presentó vómitos, por lo tanto se está controlando el síntoma y se verá día a día en que momento estará en condiciones de tener el alta hospitalaria".

Tras una muy buena recuperación, el papá contó que luego de tener unas líneas de fiebre y sufrir vómitos "Benja está medio bajoneado, está acostado, duerme y no se quiere levantar".

>> Leer más: Benjamín ya no tiene fiebre y sueña con volver a su casa

La salida de Benjamín se demora más de lo previsto porque "tuvo unos vómitos. Nos preocupamos un poco pero los neurocirujanos nos dijeron que fue producto de una punción que le hicieron el sábado", relató Javier.

"El agujerito ese tarda en cerrar entre cuatro y cinco días y sigue perdiendo líquido. Entonces, el líquido hace que cuando se quiera levantar le duela la cabeza porque hace presión el cerebro. Además, tiene que estar acostado", argumentó el papá.

>> Leer más: Benjamín tendrá que convivir con la bala en su cuerpo

"No se sabe cuánto hay que esperar. Ahora le pusieron suero para que no se deshidrate. Pero nos vamos a tener que quedar unos días más por este problema", acotó con prudencia y resignación, pero sin dejarse ganar por la amargura.

"Por suerte no hubo ninguna infección. Hace 72 horas que no tiene fiebre. Él ahora está acostado, duerme y no se quiere levantar. Anda medio bajoneado", detalló el padre, brindando un panorama que hasta la semana pasada parecía que se iba a resolver de manera más rápida, aunque ahora hay que esperar los lógicos tiempos clínicos.

>> Leer más: "Es un león", dijo el papá de Benjamín, que volvió a caminar

Tras una evolución inicial muy rápida, la familia ahora debe ser paciente y esperar un poco más para que Benjamín tenga el alta y vuelva a su hogar. "Ahora tenemos que bajar la ansiedad nosotros también. Benja se la bancó rebien, Dios está con él. Lo que empieza Dios lo termina, así que hay que quedarse tranquilo y esperar un poco más".

El sábado 17 de agosto, alrededor de las 16 y en momentos en que estaba haciendo los ejercicios precompetitivos para ingresar a jugar en una de las canchitas del club Pablo VI, de Garzón y Seguí, Benjamín se desplomó y de su cabeza comenzó a emanar sangre. De inmediato fue trasladado al Hospital de Niños y tras una tomografía se comprobó que el nene había sido blanco de una bala perdida.

>> Leer más: Maxi Rodríguez visitó a Benjamín en el hospital

Fue operado en dos ocasiones en el Hospital de Niños, estuvo varios días en estado delicado hasta que el viernes 23 de agosto a la madrugada se despertó del coma inducido.

Su recuperación fue tan alentadora que ese mismo domingo lo pasaron a una sala común, donde prosiguió con su franca mejoría.

Incluso la semana pasada se barajó la posibilidad de que Benjamín sea dado de alta el fin de semana pasado. Pero primero por unas líneas de fiebre y después por los vómitos, producto de una punción que le hicieron demoraron el alta hospitalaria y que sería en unos días.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS