La ciudad

"Se debe diferir el pago de la boleta de la EPE, si no es diferir la muerte"

 Lo aseguró hoy el titular del Centro Unión de Almaceneros, Juan Milito, quien junto a representantes de Apyme y la Sociedad de Carniceros pretenden que por 60 días se renegocie el pago de las boletas de la luz.

Miércoles 06 de Abril de 2016

El titular del centro Unión de Almaceneros, Juan Milito, señalo este mediodía que junto a las pymes y la Sociedad de Carniceros pretenden diferir el pago, sin intereses, de las boletas de la Empresa provincial de la Energía por 60 días "y se pongan valores que no se conviertan en un tarifazo".

En declaraciones al programa "Trascendental", que se emite por La Ocho, Milito -quien concurrió a la sede de bulevar Oroño al 1200 junto a representantes de Apyme y de la Sociedad de Carniceros-, indicó que "presentamos por mesa de entradas un pedido y la idea es que por 60 días se difiera el pago de las facturas de la luz sin intereses, porque pretendemos que en ese marco se renegocie y se pongan valores que no se conviertan en un tarifazo, como es esto, y que sean pagables. Esta facturación hace inviables los comercios. Hay facturas en comercios de hasta 100 metros que llegan a 26 mil pesos".

"Como entidades decimos que un reclamo es un derecho, pero lo que sentimos es una obligación. Todos los comerciantes nos piden que por favor hagamos algo porque si no van a tener que cerrar", amplió el dirigente.
"Todavía no sabemos cuáles es el cuadro tarifario, lo vamos sacando de las boletas. Los promedios nos dan un 100 por ciento de aumento. A uno cuando le van a aumentar algo primero se le avisa y acá eso no pasó", se lamentó Milito ante la sede de la EPE.

"Lo que pedimos es una reunión con el ingeniero (Angel) Stival (titular de la EPE). Hoy la pelota la tiene el gobernador, es una decisión política. Hay diputados como Cavallero, Augsburger, Giustiniani y Giuliano que están presentados proyectos de ley, y eso no es lo que pretendemos. Lo que necesitamos es en definitiva diferir el pago, pero para que la factura sea mucho menor, si no es diferir la muerte y eso no es lo que pretendemos".

Para Juan José Cisca, de Apyme, "los aumentos son muy condicionantes para la industria, en donde los aumentos llegan al 230 por ciento. Pero aparte de ese aumento, está la inflación, la apertura de la economía, las altas tasas de interés que no nos permiten acceder al crédito. Todo eso hace que el sector sea inviable. Ya hay despidos en el sector privado, hay despidos encubiertos. Todo eso va dejando gente en la calle, que son gente que compran en las pyme"

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario