La ciudad

"Se cruzaron seis tipos con revólveres a asaltar a uno de los choferes"

El titular de una empresa de traslados, que recorre a diario la zona de Circunvalación y Oroño, recordó otro hecho de inseguridad en la zona.

Viernes 28 de Diciembre de 2018

Luego de que un hombre atropelló y mató a un ladrón que pretendía robarle en avenida Circunvalación, a la altura de la autopista a Buenos Aires, otros conductores dieron cuenta de hechos de inseguridad a los que tienen que hacer frente. Amedrentamientos a balazos, piedrazos y obstáculos en la calzada son algunos de los hechos con los que deben convivir quienes utilizan frecuentemente esa estratégica arteria.

"Tuvimos un hecho ahí mismo, en agosto. Fue un día de semana por la noche", contó a LaCapital el titular de la empresa de viajes Nuevo Destino, Manuel Toscano.

El hombre narró: "El chofer había dejado gente en General Motors y se iba a guardar la camioneta al galpón. En el acceso para ir a zona sur, donde fue el mismo hecho del martes, se le cruzaron seis personas con revólveres y cuchillos".

Los maleantes le robaron al auto que iba delante de la camioneta y ésta, al querer escapar, fue chocada por el mismo automóvil que interceptaron los delincuentes. "El chofer alcanza a esquivar el auto, que cuando quiere salir, en la desesperación, choca la chata de costado. Por suerte no le hicieron nada, pero nos llevamos el choque".

Si bien el cruce de Circunvalación y la autopista a Buenos Aires es el que está en el centro del debate, Toscano también comentó que otro chofer de su empresa sufrió un hecho de inseguridad en la intersección de la arteria que rodea la ciudad y la avenida San Martín.

"Cuando el chofer bajó para tomar San Martín, para a esperar que el semáforo se pusiera en verde, se le vino un tipo con un revólver. Se lo puso en la cabeza y le robaron el estéreo, el celular, todo", detalló.

A ello, añadió que los piedrazos también son, lamentablemente, un hecho corriente que se repite todas las semanas. "Los vidrios y los parabrisas tenemos que cambiarlos cada dos por tres".

"Cosas así pasan todos los días, es muy inseguro. Por más que tengamos que agarrar por abajo, optamos por Oroño derecho, porque los choferes no quieren entrar más por donde pasó lo del martes", aseveró.

Así como ocurre en el acceso a la autopista a Buenos Aires, la arteria que une a Rosario con Córdoba también fue episodio de hechos de inseguridad en el último tramo del año. Incluso, estos hechos motivaron la idea, hace dos años, de colocar un cerco que impida el paso de los delincuentes hacia la autopista (ver aparte).

El 13 de noviembre, los ocupantes de dos vehículos que viajaban desde Funes hacia Rosario por la autopista fueron abordados por ladrones que colocaron piedras sobre la calzada para detenerlos.

Las víctimas relataron que los asaltantes eran al menos seis personas y que dos de ellos iban montados a caballo. A ello, agregaron que efectuaron disparos de arma de fuego cuando salieron corriendo.

Uno de los hombres asaltados, Damián P., contó a este diario que volvían de un partido en una canchita de fútbol cercana al Liceo de Funes: "Agarramos la autopista y cuando íbamos a la altura del arroyo sentimos un ruido muy fuerte, tuvimos un reventón de cubierta".

"Retrocedimos para sacar la piedra del medio de la ruta, porque había bastante tráfico. Ahí vimos a dos muchachos que se vinieron hacia nosotros desde el zanjón y entendimos qué pasaba", explicó.

"Salimos corriendo al lado de la ruta. Pusieron las piedras para robarnos. Enseguida escuchamos disparos y al menos nos hicieron seis tiros".

Mientras corría por su vida, el hombre advirtió que dos de los que lo perseguían iban a caballo del otro lado del guardarrail: "Me pasaron los del caballo, crucé la autopista y me tiré al zanjón del medio. Desde el auto habremos recorrido 600 metros a todo lo que daban las piernas. Lo tuvo que haber visto mucha gente porque nos tocaban bocina por el peligro, ya que íbamos por la autopista".

"La piedra nos pudo haber hecho perder el control. Además, los ladrones hicieron disparos. Fue una situación de mucha angustia", finalizó.

Un cerco que nunca llegó

En agosto de 2016, la provincia proyectó levantar un cerco de tres metros de alto y dos kilómetros de largo en el inicio de la autopista Rosario-Córdoba. Con ello, se apuntaba a reducir los robos en esa zona. El sistema iba a cubrir el tramo entre Circunvalación y bulevar Wilde y se colocaría en ambos laterales de la arteria. Sin embargo, en la actualidad sólo hay un alambrado en el sector medio de la traza que cubre algunos cientos de metros.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});