Pandemia

Se aisló de su familia para poder ayudar en la pandemia

Federico Zuker estudia kinesiología y se anotó como voluntario para asistir a médicos que trabajan en el centro de aislamiento Covid-19 Rosario.

Martes 18 de Agosto de 2020

"Ojalá nunca nos llamen", insiste Federico Zuker esperando que en la ciudad no se incrementen los casos de coronavirus. Sin embargo, en el caso de que se necesite, hay un grupo de estudiantes de la licenciatura en Kinesiología y Fisiatría de la Universidad del Gran Rosario (UGR), entre los que está él, que va a realizar sus prácticas prestando apoyo al personal de salud en el Centro de Aislamiento Covid-19 Rosario. El programa de voluntariado fue organizado por la UGR y la Municipalidad de Rosario.

Tanto Zuker como sus compañeros realizaron un curso virtual de capacitación en epidemiología, emergentología y bioseguridad. Y recibieron instancias de formación sobre el funcionamiento del centro de aislamiento y sobre las tareas que realizarán.

Uno de los requisitos de estas prácticas es que, en caso de vivir con población de riesgo, los voluntarios deberían autoaislarse para no comprometer la salud de las personas más cercanas.

"Vivo con mis padres y decidí mudarme para no ponerlos en riesgo a ellos y para poder hacer la capacitación. Fue un esfuerzo grande y una decisión difícil, pero todo es con el objetivo de ayudar, aprender y crecer", explicó Zuker y subrayó que no hay que tener miedo porque no lleva a ningún lado. "Lo importante es la precaución, respetar los protocolos y cuidarnos entre todos", aseguró.

La función del Centro de Aislamiento, que cuenta con 1.200 camas, es alojar a pacientes positivos de coronavirus en buenas condiciones de salud que no puedan realizar el aislamiento en sus hogares.

Preparado

Ubicado estratégicamente en el centro de la ciudad, el predio comprende el Hipódromo y la ex Rural, cuenta con amplia accesibilidad, estacionamiento interno y dársenas de ascenso y descenso.

Además, su ubicación privilegiada permite acceder a servicios médicos de manera rápida y ágil (Helipuerto Base Sies y Heca).

El espacio abarca unas 100 hectáreas y está diagramado en pabellones separados en 4 grupos de población: mujeres de 0 a 60 años más hijos menores de 14 años; mujeres de más de 60 años; varones de 15 a 60 años, y varones mayores de 60 años. Cada área cuenta con bloques sanitarios y vestuarios, office de enfermería y cierres parciales y totales de seguridad, además de comedor.

En ese lugar, Zuker va a estar realizando sus prácticas. Cuando comenzó la carrera no imaginó que los últimos años se darían en este contexto, pero siempre tuvo en claro que su vocación era estar al servicio de quienes lo necesiten.

El Centro de Aislamiento fue emplazado en tiempo récord en el inicio de la cuarentena.

Es más, según destacaron las autoridades, el inicio rápido de la cuarentena, allá por el 20 de marzo, permitió encarar obras clave como la del centro de aislamiento y preparar el sistema de salud para hacer frente a la alta demanda a la que será sobretodo en el pico de contagios de coronavirus.

"Para ayudar hay que ponerse en el lugar del otro. Lo primordial es la contención, ser responsable y poder brindar todo el conocimiento posible", remarcó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario