La Ciudad

Santa Fe se prepara para comercializar el misoprostol del LIF a todo el país

Se espera una auditoría final de la Anmat para que pueda venderse a efectores públicos argentinos y hasta se habla de exportarlo.

Miércoles 03 de Marzo de 2021

A un mes de obtener la aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), la provincia espera la última auditoría para comenzar a comercializar el misoprostol 200 mcg (comprimido vaginal) a todo el país. Analía San Román, integrante del directorio del Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF, donde lo fabrica el Estado santafesino), detalló que, “a partir del actual lote de 100 mil comprimidos, el misoprostol comenzará a elaborarse en la planta propia del laboratorio sin tener que tercerizar su producción” y anticipó las intenciones de la Casa Gris de “tomar el desafío de exportarlo” a otros países de la región.

Hasta los primeros días de febrero Santa Fe había producido 300 mil comprimidos de misoprostol, un medicamento considerado “esencial” por la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero no en su propia planta, sino a través de terceros. Con esa producción, comenzó a abastecerse a lo largo de 2020 a la red de salud pública santafesina para garantizar los derechos de la salud sexual y reproductiva de las mujeres y personas gestantes, mientras paralelamente se avanzaba en la tramitaciones ante la Anmat para la aprobación del producto y así poder venderlo a todo el país.

“El propio gobernador Omar Perotti nos pidió especial énfasis en la producción local en la planta propia del laboratorio, por lo que se puso en marcha una transferencia tecnológica y el escalado de toda la planta para que ese proceso se lleve adelante en el LIF”, explicó San Román.

Así, ya con la aprobación de la Anmat, Santa Fe produjo en su propio espacio una última partida de 100 mil comprimidos con la que dará el último paso. “Esa es la partida que la Anmat podrá auditar para otorgarnos el permiso final que es el de comercialización”, detalló la integrante del directorio.

Con eso, ya no solo se abastecerá la red de salud pública santafesina, sino que se abren las puertas del resto de las jurisdicciones del país, ya sea a través del Estado nacional o de las provincias, con la participación en licitaciones, concursos de precios o compras directas.

De exportación

Santa Fe cuenta con el único establecimiento en el país que fabrica este medicamento dentro de la órbita estatal. La habilitación permitirá a las reparticiones sanitarias de todo el país adquirir la droga para interrumpir de manera voluntaria, legal y segura embarazos hasta la semana 13 de gestación y sobre todo, a un tercio del valor del mercado.

“Ahora vamos a poder comercializarlo a través de las diferentes convocatorias y contrataciones, siempre en la salud pública, y esto no solo logra garantizar la accesibilidad del medicamento que está determinado como esencial, sino que además se obtiene una reducción en el precio”, recalcó San Román.

Para la funcionaria, “está claro que cuando el Estado está presente en la producción de medicamentos se marca un precio y cuando el Estado no participa y la producción es solo de los privados, los precios se disparan. Y eso sucede no solo con el misoprostol, sino que ya lo hemos visto con el alcohol en gel en la pandemia e incluso con los repelentes”.

Por eso, por tratarse de “un medicamento específico y de nicho”, la aspiración y el desafío de Santa Fe es incluso hacerlo cruzar las fronteras y poder exportarlo a la salud pública de otros países vecinos.

“Es un desafío que tenemos en el horizonte y una meta presente desde el momento en que asumimos el desafío de producirlo”, afirmó San Román. Si bien reconoció que “los permisos y los requisitos de las licitaciones internacionales son muy exigentes”, consideró que “es un anhelo que implica mucho trabajo por delante pero queremos asumir ese compromiso”.

Atender la demanda

El uso del misoprostol está recomendado para interrupción de embarazos en forma segura hasta la semana 14 y así lo establece la OMS. Ya se utilizaba para la interrupciones legales (ILE) previo a la sanción de la ley de aborto y ahora es el método recomendado para dar cumplimiento a la normativa aprobada en diciembre pasado.

Si bien la producción es de lotes de 100 mil comprimidos, San Román aseguró que el LIF está preparado para atender una demanda en crecimiento. Recalcó que “se compró una tableteadora que permite quintuplicar la cantidad de trabajo” y detalló que en 2020 la producción total superó los 100 millones de comprimidos.

“Entendemos que la demanda va a ir creciendo paulatinamente porque la aprobación de la ley es reciente”, dijo antes de afirmar: “Lo que sabemos es que el laboratorio está en condiciones de acompañar ese incremento y, de ser necesario, hacer las inversiones en tecnología y recursos humanos que se requieran”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario