La ciudad

Sacerdotes se solidarizaron con el cura de la parroquia baleada en barrio Larrea

Religiosos de parroquias de distintos barrios de Rosario leyeron un comunicado en la iglesia María Reina, de México al 1000 bis.

Miércoles 26 de Septiembre de 2018

Sacerdotes de distintas barriadas populares de la ciudad se solidarizaron con el cura Juan Núñez, el párroco de la iglesia María Reina que días atrás fue blanco de un ataque a tiros. El cura había denunciado a narcos que regentean un búnker de droga en la zona.
Los quince religiosos se hicieron presentes este mediodía en la parroquia de México al 1000 bis, en barrio Larrea, y leyeron el comunicado titulado "Felices los que trabajan por la paz", en el que manifestaron su preocupación por lo ocurrido en la parroquia, cuya fachada fue baleada el domingo por la madrugada. Las balas también alcanzaron las puertas del Colegio Paulo VI.


"Como sacerdotes que vivimos nuestro ministerio en barrios populares de nuestra ciudad nos unimos a nuestro hermano Juan Pablo Núñez y a su comunidad parroquial en este momento de tanta dificultad", arranca el comunicado que empezó leyendo el sacerdote Claudio Castricone, de barrio Tablada.
"Esto no se logra atacando los eslabones más débiles del sistema delictivo, que con frecuencia son víctimas y no responsables"
En otro tramo del texto, que leyó Fabian Belay -de la Pastoral Social sobre Drogadependencia- advierten que "la violencia se ha apoderado de nuestros barrios y nos hace vivir a chicos y grandes en estado de alerta permanente a raíz de tiroteos, enfrentamientos, amenazas y robos", potenciado "por la creciente tenencia de armas que se ha vuelto masiva en los domicilios y en las calles".
Por su parte, el cura salesiano Julio Boffeli, de barrio Industrial, dijo que "esto no se logra atacando los eslabones más débiles del sistema delictivo, que con frecuencia son víctimas y no responsables" e instó "ir a la raíz del problema, es decir, a las organizaciones que sustentan este sistema de muerte".
sacerdotes solidarios
El ataque. Al menos 15 disparos perforaron la madrugada del domingo las aberturas de la parroquia María Reina y el colegio Pablo VI de barrio Larrea. Para el párroco Juan Pablo Núñez, el hecho tiene vinculaciones con sus denuncias en torno a un búnker de drogas en la zona.
Padre Claudio Castricone

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario