La ciudad

Rosúa pidió que se extremen los controles a las obras por los ruidos molestos

 El concejal radical presentó un pedido de modificación de la ordenanza que regula la edificación horizontal en el municipio rosarino, a fin de favorecer la convivencia ciudadana.  

Martes 17 de Junio de 2014

El concejal radical Martín Rosúa presentó una modificación a la ordenanza vigente sobre ruidos molestos para permitir que se puedan denunciar molestias causadas por obras en construcción, más allá del domicilio de los denunciantes. La ordenanza vigente sólo permite elevar quejas formales a los vecinos linderos.

También se podrán elevar quejas en caso de incumplimiento de horarios de trabajo o realización de tareas los domingos o feriados, algo ya prohibido por la normativa vigente.

"Muchas veces los vecinos que deben convivir con obras en construcción ubicadas en inmuebles cercanos se ven impedidos de realizar las denuncias correspondientes y de ejercer sus derechos por el solo hecho de no ser linderos a las obras", explicó Rosúa, y añadió: "Eso nos parece una limitación de derechos absurda que plantea la norma vigente. Hemos recibido numerosas denuncias a través de las redes sociales y en el ámbito del Concejo de de ciudadanos que se sienten completamente desprotegidos por un formalismo legal".

Los cambios que pide Rosúa implican que se contemplen horarios precisos para cualquier trabajo que se ejecute en obras en construcción que genere ruidos molestos o vibraciones. Las tareas deberán realizarse de 8 a 13 y de 15 a 19. Quedará además expresamente prohibido realizar estas actividades los días domingos y feriados.

Rosúa explicó que la modificación que propone contempla que los vecinos no linderos tengan derecho a objetar, prevenir, controlar y corregir la contaminación acústica que afecta a las personas vecinas, al medio ambiente y a las edificaciones protegiéndolos contra ruidos y vibraciones. En definitiva, establece más y mejores “normas de convivencia ciudadana”.

La falta de cumplimiento de esta reglamentación será considerado una falta, prevista en el Articulo 603-14 del Código de Faltas, y pasible de las penalidades allí establecidas. Al respecto, la ordenanza en cuestión establece un sistema de actuación por parte de las autoridades. Una vez anoticiada la Guardia Urbana Municipal (GUM) por cualquier vecino de la obra en cuestión, sea lindero o no, y verificada la infracción por dicha autoridad, se procederá a labrar acta de todo lo actuado, la cual será remitida, conjuntamente con las actuaciones existentes al Tribunal de Faltas, y copia de las mismas a la Dirección General de Obras Particulares para su toma de razón. Asimismo, la GUM procederá a la paralización inmediata de las tareas realizadas.

"Como lo venimos haciendo en diferentes cuestiones, impulsamos un crecimiento ordenado y planificado de la ciudad en todos sus ámbitos -señaló Rosúa-, estimulando siempre la iniciativa privada de nuestros emprendedores, pero respetando el derecho a la sana convivencia de todos sus vecinos, tratamos así de generar normas que permitan minimizar potenciales conflictos sin entorpecer el desarrollo económico de Rosario". 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario