La ciudad

Rosario vivió un día de plazas con vallas y colmadas de policías

Si bien el presidente Mauricio Macri no estuvo más de tres horas en la ciudad para diversas actividades oficiales, la estadía del primer mandatario derivó en un importante operativo de seguridad.

Martes 15 de Marzo de 2016

La ciudad amaneció convulsionada por la visita del presidente Mauricio Macri. Calles cortadas, caos vehicular y cientos de efectivos y manifestantes transitando por el centro.

Muchas calles estuvieron cortadas y el camino que utilizó el mandatario para llegar desde el helipuerto de Prefectura hasta la Facultad de Derecho fue diferente al que se había anunciado.

Macri se movió por arterias rápidas como avenida Wheelwright y bulevar Oroño, para ingresar al microcentro a contramano por Santa Fe. La imagen que se pudo observar desde temprano avisaba que era una probabilidad fuerte que esto sucediera: por Oroño, desde Santa Fe hasta el río, hubo apostados entre dos y cinco gendarmes por esquina. Además, en la avenida costera se pudo observar, desde las 8, la presencia de efectivos de Gendarmería cada dos cuadras.

Una vez en Derecho se pudo notar una fuerte presencia de agentes federales, tanto en el lugar como en sus inmediaciones.

Calles como Córdoba o Santa Fe, principales vías de acceso al microcentro, se encontraron cortadas desde muy temprano; a su vez, fue imposible pasar hacia la cuadra del edificio educativo por calle Balcarce y por calle Moreno.

Aunque, llamativamente, estuvo abierta la entrada en la esquina de Córdoba y Oroño hasta un horario muy cercano de la llegada del presidente. Esto fue un problema mayor y derivó en inconvenientes e intercambio de improperios entre manifestantes a favor y en contra de Cambiemos: se llegó, inclusive, a intentar violentar la reja de la entrada que se encuentra en calle Córdoba.

La salida de los alumnos del colegio Normal Nº 2, ubicado en Córdoba y Balcarce, fuera en medio de manifestantes y cordones policiales. A pesar de que se sabía que el lugar estaría fuertemente custodiado, desde el colegio dieron libertad de acción a quienes quisieran enviar o no a sus hijos a clases.

Por Rioja tampoco hubo medidas que impidieran el paso hacia la facultad. De esta manera, el operativo fuerte, en el cual se impedía el paso a cualquier persona, se pudo observar sólo en la zona comprendida por las calles Santa Fe, Oroño, San Lorenzo y Moreno

Una vez finalizado el acto en la facultad, Macri se trasladó a la Bolsa de Comercio para compartir un almuerzo con empresarios de la región. Aquí se vivió el momento de mayor caos ya que un punto neurálgico del microcentro, en la manzana de Santa Fe, Paraguay, Corrientes y Córdoba (incluyendo media plaza Pringles), estuvo cortado para autos e inclusive, en un momento, también para la circulación peatonal.

Al momento de su ingreso, el presidente se acercó a saludar a un grupo de personas que manifestaron su apoyo a la gestión.

El verdadero problema se presentó con las personas que viven o trabajan en la cuadra donde se montó el operativo: muchos intentaron, en vano, volver a sus trabajos o a sus casas. En muchas oportunidades se pedía el documento a quienes querían pasar el vallado, custodiado por un cordón de Policía Federal.

En la esquina de Santa Fe y Presidente Roca se llegó a contar 60 agentes de la Policía Federal, algo que le complicó el trabajo al verdulero apostado en una de las esquinas. De tantos efectivos que había, le costó por demás el poder ingresar mercadería en los clásicos cajones de madera.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario