La Ciudad

Rosario tiene una ordenanza que busca sacar a la menstruación del clóset

El Concejo creó el Programa de Gestión Menstrual para concientizar y crear herramientas que alivien el impacto económico

Domingo 20 de Diciembre de 2020

Hace rato que la menstruación se abre paso en la agenda política como parte de la salud sexual y reproductiva de las mujeres y colectivos trans. Y ahora Rosario tendrá su primer programa municipal de Gestión Menstrual, tal como se aprobó en el Concejo Municipal de la ciudad en la última sesión ordinaria de este año. Generar acciones de concientización, incorporar a Precios Justos los productos que utilizan las mujeres en los más de 2.500 días de sus vidas que menstruas y que tienen un impacto en sus economías, impulsar la adaptación de los sanitarios a través del proyecto “Baños amigables” y llevar adelante un concurso para sacar a la menstruación del clóset son algunos de los ejes centrales de la iniciativa que logró luz verde de los concejales.

En una semana en la cual el Ministerio de Mujer, Igualdad y Género de la Nación concretara el Primer Foro Nacional para alcanzar la “Justicia Menstrual”, lo que deja en claro que el tema está en la agenda, el proyecto local que la concejala del Frente de Todos Norma López ya había sido presentado en 2016 y había perdido estado parlamentario, logró la sanción del Concejo.

Desde entonces hasta acá hubo que andar un buen trecho. Economía Feminista dio los primeros pasos cuando en 2017 lanzó la campaña #Menstruacción y comenzó a llevar adelante un registro mensual de los costos a los que tienen que hacer frente las mujeres y transgénero. Es más, por entonces el costo anual rondaba los 1.600 pesos, una suma que multiplicada por los 40 años que menstrua una mujer supera los 65 mil pesos. Y eso, tres años más tarde, los números se incrementaron más de un 130 por ciento, es decir que hoy el costo anual es de por lo menos 3 mil pesos, y puede elevarse a 3.700, lo que constituye un factor de desigualdad para este sector de la población que además de acuerdo a los datos del Indec es más pobre.

Entonces también la agenda política comenzó a poner en discusión lo que le cuesta a las mujeres menstruar y terminar con el tabú. De hecho, este año en la Legislatura santafesina se le dio media sanción a la creación de un programa provincial de distribución gratuita e irrestricta de los productos de gestión menstrual a través de hospitales, centros de salud y espacios educativos. Ahora espera el tratamiento en el Senado.

Y en el ámbito local, ya en febrero de este año, el municipio sumó al programa Precios Justos productos de higiene femenina, ofreciendo como alternativas tres marcas de protectores diarios, cuatro marcas de tampones y cinco marcas de toallitas femeninas. Ahora con la aprobación del programa municipal, se ratifica esa decisión y se avanza además en otras medidas de sensibilización.

“Es indispensable la politización de la menstruación como parte de la salud sexual y reproductiva. Hoy sigue siendo tabú y las mujeres, sólo por el hecho de menstruar, tenemos un impacto fijo en nuestra economía que no está dimensionado y que nos genera desigualdades”, dijo la concejala justicialista, y agregó: “En las escuelas, las niñas y adolescentes, muchas veces faltan a clases porque sus familias no tienen dinero para la compra de toallitas; esto no puede suceder más”.

Hablar de la menstruación

La iniciativa busca generar acciones de concientización sobre el ciclo menstrual, pero también abordar de manera integral las situaciones de inequidad que sufren mujeres y personas con capacidad de gestar. Además de la inclusión de los insumos en los programas de precios, propone la creación de “Baños Amigables” de acceso público y crea el concurso de ideas “Menstruación fuera del Closet” con la que busca generar contenidos e información para evitar la discriminación de personas menstruantes y ofrecer herramientas para docentes para abordar el tema en el aula.

“En Rosario tenemos que fortalecer a emprendimientos locales que produzcan y comercialicen elementos de gestión menstrual ecológicos, mediante la adquisición de productos para campañas de distribución gratuita y otras estrategias de promoción”, enfatizó López.

Al mismo tiempo que el proyecto propone la puesta en marcha de una campaña solidaria de recolección y distribución de elementos de gestión menstrual impulsando una colecta solidaria de toallitas, tampones y demás elementos, que en conjunto con organizaciones de la sociedad civil e instituciones serán tendrán como destino ámbitos educativos, de salud y recreativos, cárcel de mujeres, refugios y centros de día.

“Este es un gran paso para achicar la brecha de desigualdad que hay entre varones y mujeres, desde la perspectiva de la equidad, el cuidado ambiental y la economía feminista”, afirmó la concejala, y detalló que en texto aprobado se sumaron las propuestas hechas por ediles de otros bloques políticos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS